Comparte!

También en los mayoristas se notó el derrumbe.

Las ventas en supermercados a precios corrientes de 2018 relevadas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en la Provincia, se desplomaron 14% entre enero y noviembre, con respecto al mismo período del año anterior.

En este contexto, las grandes superficies comerciales salieron a competir con productos seleccionados, marcas propias, y descuentos especiales por períodos breves, para atraer a los consumidores, y revertir la caída, aunque no esperan que esto suceda al menos hasta el segundo trimestre de este año.

El último mes recibieron listas con aumentos de hasta el 10% en promedio, y aunque este mes todavía no llegan listas de precios con actualizaciones significativas, estiman que no podrán aumentar mucho más los precios sin que suba la caída en las ventas. Por el contrario, la necesidad de supermercados y mayoristas es hoy, más que nunca, aumentar ventas y fidelizar clientes.

En la misma línea, la consultora Kantar Worldpanel evaluó que el 26% de lo que compran los argentinos se da por promociones. Estas tuvieron una evolución positiva en el último año, pero no fueron suficientes para sostener el volumen en las cadenas, y según la estimación de la consultora, en el resto de los rubros se observaron “ventas que retrocedieron al ritmo del 10%”.

Cómo sumar y aumentar la comercialización

Junto con las promociones, los supermercados apuntaron a campañas en las que ofrecieron comprometerse con sus clientes. Así, la cadena de supermercados minoristas Carrefour anunció que renovaría su lista de 1,300 productos con “precios corajudos” hasta el 31 de marzo, tiempo en el que no modificará los valores de los productos que tienen diferenciados en sus góndolas con ese nombre y Walmart sumó productos a los que ofrece con la leyenda “Imbatible” y que prometen ser más económicos que los mayoristas.

Ambas marcas apostaron a reforzar los productos de marca propia. De acuerdo con Juan Pablo Quiroga, gerente de Relaciones Institucionales de Walmart, 2018 estuvo marcado por dos tendencias, por un lado la caída del consumo, pero también por el desplazamiento de los consumidores a otras marcas dentro de la misma categoría de compra.

“La estrategia de Walmart se fundamenta por un lado en reforzar la propuesta de precios que lanzamos en julio de 2017. Se trata de un compromiso por el que, señalizando de forma simple, para que se pueda identificar de forma rápida los productos que tienen precios “imbatibles”, y son los que destacamos como los más bajos de cada una de las plazas, incluyendo a los mayoristas”, señaló.

Quiroga explicó que se trata de cientos de productos que tienen una incidencia muy alta en el ticket de compras. A esto le suman los artículos que llevan la marca Great Value, propia de Walmart y que tienen “la misma calidad, que el líder de esa categoría, pero son un 20% más baratos”.

Productos de primera necesidad vs. sustitutos

La caída en las ventas también afectó al sector mayorista, que continúa siendo la opción de muchas familias para comprar en cantidad y reducir costos, y la baja en las ventas se hizo notar.

Sin embargo, por tratarse de una provincia limítrofe, Rubén David, del mayorista Oscar David, señaló que la caída se vio atenuada por la llegada de turistas (que dinamizan la economía) y porque disminuyó el flujo de mendocinos que buscaban hacer sus compras en Chile. “La baja de las ventas es real, pero estuvo equilibrada con respecto a otras provincias”, evaluó el empresario, aunque igualmente señaló que todas las empresas están pasando un momento difícil.

“Si se mira el consumo, los productos de mayor necesidad en el hogar no han tenido bajas, pero sí en aquellos que pueden sustituirse, o en los que no son de primera necesidad. Los de consumo masivo (fideos, harina, aceite, azúcar, leche), continúan estables”, explicó. David comentó que los sueldos este año no acompañaron la inflación y que eso se notó, las ventas se resintieron y los fabricantes no pudieron trasladar el aumento a sus costos.

“Los precios se bajan en la medida de lo posible, pero estructuras tan grandes no pueden achicar mucho más sus valores y nadie va a fabricar por debajo del costo”, indicó.

El consumo en Argentina
En noviembre las ventas aumentaron en los supermercados un 33,3% en términos nominales (interanual), y en los mayoristas un 32,7%.