Comparte!

Este 24 de diciembre, cuando la mayoría de la gente de todo el país se juntó para festejar la Navidad en familia o con amigos, en el hospital Ángel Padilla de Tucumán se vivió un momento de fuerte tensión. Un grupo de personas se agarró a las piñas primero con los médicos y luego con los guardias de seguridad de la institución.

El motivo que habría desencadenado toda la pelea habría sido la falta de una camilla.

Según informaron en el canal TN, a las 5:53 un hombre llamado Ezequiel López entró al hospital con un corte en su cabeza, acompañado de un grupo de personas. Sin embargo los médicos les avisaron que la guardia estaba llena y que no había camillas.

Esto provocó el enfurecimiento de los familiares de López, que incluso quisieron sacar a la fuerza una camilla de una ambulancia ubicada en la puerta del establecimiento.

Como consecuencia los guardias de seguridad los sacaron a la fuerza y, alrededor de las 6:40 de la mañana, comenzó la batalla campal. En las imágenes que se difundieron se puede ver a los familiares empujando a la policía. Un hombre aparece en primer plano y empieza a pegar patadas contra el vidrio, que terminó roto.

La pelea se extendió durante unos minutos y terminó con un saldo de dos guardias de seguridad heridos. Uno de ellos tiene fractura del tabique nasal. En tanto que la policía detuvo a dos hombres y tres mujeres.