Ayer por la tarde, junto a la ministra de Salud, Claudia Palladino, un equipo epidemiológico del Ministerio realizó bloqueo y control de COVID-19 en el Servicio Penitenciario de Catamarca. Fueron acompañados por el ministro de Seguridad, Gustavo Aguirre, y recibidos por el director del Servicio, Daniel Romero.

En tres puestos, en los que se trabajó por más de tres horas, se tomaron un total de 158 muestras entre internos y agentes. Asimismo, el SAME tomó 38 muestras de contactos estrechos, lo que hace un total de 196 muestras derivadas del estudio epidemiológico de este caso positivo.

Mientras se realizaban los hisopados, los Ministros y el Director dialogaron con los internos acerca del operativo, la prevención y los pasos a seguir. “Desde lo sanitario, inmediatamente cuando tuvimos conocimiento de este caso positivo, que surge de la vigilancia activa que hacemos – cuando alguien tiene síntomas respiratorios, más allá de que haya alguna historia de nexo o no, igualmente se lo considera como sospechoso, se le realiza el hisopado y se lo aísla- ya teníamos parte de la historia de esta persona. Cuando se realiza el hisopado se hace una primera anamnesis y, por tal motivo, teníamos la historia de cuando había hecho guardia aquí. A pesar de que en las guardias como celador el contacto no es estrecho con los internos de los pabellones que le corresponden, de una manera preventiva, por tratarse de un lugar donde las personas conviven, se decidió desde el COE Salud, acercarnos a la Penitenciaría, en articulación con el Director y el Ministro de Seguridad y sus equipos, para poder realizarles el testeo correspondiente a los internos de los pabellones donde este señor fue celador, donde hizo su última guardia que fue el domingo”, explicó Palladino.

Cuando iniciaron las acciones por la Pandemia, desde el Ministerio de salud se presentó un Plan Operativo en el que está especificado el trabajo a realizarse con poblaciones en contexto de encierro. Existen una serie de protocolos dispuestos desde el Servicio Penitenciario, que se presentaron oportunamente al COE Salud y al COE Provincial, como medidas preventivas para tener todo organizado ante una situación similar a esta, y evitar los contagios dentro del lugar del trabajo. Hay un sistema de control del personal con temperatura y una serie de preguntas sanitarias, para detectar que nadie entre con algún tipo de síntomas. Si aparece un síntoma durante el horario de trabajo se lo aísla en el sector sanitario y se notifica. Es decir que se han adaptado las rutinas a la prevención en el marco de la pandemia.

En Seguridad se ha trabajado armando equipos preventivamente para que siempre sean los mismos los que entran y salen en iguales períodos, es por ello que todos los compañeros de trabajo del caso detectado como positivo, están en sus domicilios y les tocaba recién ingresar hoy miércoles. Palladino aclaró que por esta manera de trabajo “los compañeros de guardia no han venido estos días, así que eso también nos da tranquilidad, y el SAME fue a los domicilios para hisoparlos, y nosotros con parte de nuestro equipo estamos hisopando y conversando para darle tranquilidad a las personas de los diferentes pabellones. Son dos pabellones que tienen que ver con su guardia y después hablamos con los delegados de los otros pabellones para informarles de la situación, para que ellos estén tranquilos y si se comunican con sus familias también les puedan transmitir la información, y lo mismo el Ministro de seguridad en el área de competencia que tiene que ver con la cárcel en particular”.

Por último, la Ministra destacó que “no es que exista un riesgo alto de contagio, pero igualmente creemos que amerita realizarles el testeo a todos los pabellones en que este señor fue celador, para tener una primera información y quedarnos tranquilos desde esa mirada, y seguir atentos como lo venimos haciendo con las diferentes problemáticas que nos demuestra el Covid, las diferentes situaciones comunitarias o de trabajo”.