Comparte!

Hay muchas formas de medir el impacto de la caída de la actividad económica y la crisis en la que está sumergida la Argentina desde hace 16 meses consecutivos, una de las recesiones más larga en la historia del país.

Además de los datos duros sobre el PBI, empleo, pobreza, inflación, consumo, ventas y la actividad industrial, hay otro indicador del Indec que muestra con crudeza la situación acuciante que viven miles de argentinos: la utilización de servicios públicos.

El Indicador Sintético de Servicios Públicos difundido por el organismo registró en marzo una caída del 6% interanual y alcanzó once meses consecutivos de contracción, informó el Indec. También tuvo una variación negativa del 1,4% en marzo en comparación con febrero.

Seis de los siete sectores que se relevan mensualmente arrojaron variaciones negativas interanuales en marzo, con excepción del indicador de “transporte de carga” que mostró en a marzo una leve mejora del 0,3%, desacelerándose bruscamente respecto de los meses anteriores, cuando había alcanzado un 8% en enero y 6,5% en enero último.

En el primer trimestre del año, el indicador de servicios públicos muestra una baja acumulada del 13,4%, superior al 4,2% que mostraba en igual período del año anterior.