La víctima falleció tras haber sido baleada por el profesional, en Santiago del Estero. Antes de morir dijo que el disparo provino desde el interior de la vivienda. Unos 20 jóvenes irrumpieron en el lugar y lo incendiaron.

Personal policial intervino cerca de las 2 de la mañana en un incendio que tuvo lugar en Sexto Pasaje y Lomas, del barrio Huaico Hondo, en la provincia de Santiago del Estero, donde alrededor de 20 jóvenes incendiaron la vivienda de un médico involucrado en el homicidio de Agustín Pacheco (19) quien recibió un disparo de escopeta.

De acuerdo con lo informado el hecho se desató en un domicilio propiedad de Daniel Carabajal, un médico rural. Pacheco estuvo internado 11 días antes de morir en el hospital Regional.

Un vecino reveló que un grupo de hombres arrojó botellas de vidrio hacia su vivienda y que incendió una zona de arbustos cercana a la vivienda de Carabajal, para luego quemarle la puerta de acceso y robarle una carpa y una bolsa con ropa. En el lugar tuvieron que trabajar los bomberos para sofocar las llamas.

La fiscal Silvia Jaime Luna, enterada de lo sucedido ordenó que se iniciara una investigación para identificar a los atacantes, la cual irá en paralelo con las averiguaciones por el homicidio.

Mientras tanto, hoy desde las 11, la jueza de Control y Garantías, María del Huerto Bravo Suárez, analizará dos pedidos: el de eximición de prisión del médico y, a la vez, el pedido de detención, a cargo de la fiscal Silvia Jaime.

La funcionaria agravó los cargos ayer al doctor Daniel Carabajal, de 54 años, llevándolos a “homicidio simple” y “tenencia ilegal de armas de guerra, todo en concurso real de delitos”, ya que le habrían incautado 9 armas.

Trascendió que aquella madrugada, Carabajal arribó de una guardia, cenó con su familia y se fue a dormir. Luego, de madrugada, escuchó ruidos. Despertó y los ruidos cesaron. Se acostó otra vez y de nuevo los golpes lo despertaron sobresaltado. Fue a un armario, sacó una escopeta, vio que la tela metálica estaba levantada y que alguien quería ingresar a su casa. Habría visto más de una persona. Así, abrió fuego, pero jamás vio si hizo blanco en alguien.

Según la defensa, a cargo de Fabiola Arce y Martín Rojas, el médico “tiene mucho miedo”. Arce ahondó: “Vamos a requerir eximición de prisión, o bien que sea alojado en la ex Fandet. Es un hombre que no tiene experiencias con hechos de violencia, aún cuando el desenlace reflejase contrario y que sufrió cuatro robos ya”.