Comparte!

En la ciudad santafesina de Rosario, un grupo de personas solidarias lleva a cabo el “merendero móvil”. Es una motocicleta que viaja llevando una taza de leche a los más necesitados.

Esta historia comenzó hace 15 años, con un pequeño grupo de gente ayudando a quienes no tienen comida. Hoy llegan a repartir más de 80 tazas de leche, cada vez que la moto sale a hacer el reparto. Alejandro Brizuela es el conductor de este merendero móvil, que va por las calles de Rosario entre una y tres veces al día. “Lo ideal sería que pudiéramos darle una taza de leche a la mañana, otra a la tarde y a la noche, pero se hace muy difícil. No tenemos ayuda oficial y contamos solo con las donaciones”, contó el motociclista a Vía Rosario.

Lamentablemente este merendero móvil no tiene apoyó del gobierno, y sobrevive de las donaciones de las personas. Según Brizuela los colaboradores superan la docena, para poder dar de comer a la gente que vive en situación de calle. Tanto la ayuda, como los pedidos, aumentan cada vez más, desde que empezaron hace 15 años.

“Antes se veían a grupos de dos personas, ahora ves a familias enteras en la calle. Muchos chicos, la situación ha ido empeorando”, comentó el motociclista. El muchacho es el encargado de hacer el reparto, un arduo trabajo que requiere de varios viajes. Como solamente hay una olla, la moto debe hacer varios viajes para dar las raciones de leche, más de 80 por día.

La ONG funciona en la calle Catamarca 3796, en Rosario, en un lugar que pertenece a la obra social de los ferroviarios. Allí mismo se juntan todas los productos recibidos por la gente, y también se recibe combustible para la moto. Brizuela explica “en la zona de la terminal de ómnibus, el cruce Alberdi y los silos, pero como todo es a pulmón y el combustible no para de aumentar”.