Comparte!

Con los albores de la primavera, se presentó en sociedad el tercer tomo del “Manual de Derecho Penal, Parte Especial”, bajo la autoría de Luis Raúl Guillamondegui, docente e investigador de la facultad de Derecho y juez de la Cámara Penal de Segunda Nominación.

La obra, prolijamente editada por la Editorial Científica Universitaria, viene a completar la colección iniciada con los primeros tomos del manual -publicados el pasado año- y en esta oportunidad recibió una honorable distinción al ser declarada de “interés académico” por parte de la facultad de Derecho de la UNCA.

Cabe señalar que el trabajo analiza, entre otros puntos, los delitos contra el orden público (asociación ilícita), la Administración Pública y corrupción funcional (cohecho, tráfico de influencias, peculado, etc.) y el orden financiero (lavado de dinero); más una profusa referencia a la jurisprudencia local, lo cual comporta un “valor agregado” del manual, ya que ilustra acerca de la forma como los jueces locales interpretan la ley penal vigente.

Por otro lado, vale destacar que la obra inicia con una “adenda de actualización”, justificada por la sanción de la ley N° 27.436 (BO: 23/4/18), mediante la cual se analiza el novedoso delito de tenencia de material pornográfico infantil y concluye con una adenda de jurisprudencia respecto de delitos estudiados, principalmente, en los primeros tomos del manual (casos “Nahir Galarza”, “Marino” -travesticidio-, “Beltramello” -homicidio criminis causa-, “Rodríguez” -femicidio-, etc.).

Asimismo, a lo largo del trabajo se podrá apreciar que se lo va concordando, cuando el caso lo amerita, con los delitos propuestos en el flamante anteproyecto de Código Penal, redactado por la comisión presidida por el juez de la Cámara Federal de Casación Penal, Mariano Borinsky.

Más allá de que sus destinatarios son principalmente los alumnos de las carreras de Abogacía y de Perito en Ciencias Criminalísticas de cualquier universidad del país, el contenido del trabajo también resulta de provecho para los cadetes de la Escuela de Policía y debe interesar al personal policial y penitenciario jerárquico, a los sumariantes y delegados de la Policía Judicial y, por supuesto, a los abogados especializados en Derecho Penal.

Finalmente, y de un modo particular, el autor expresó: “La esperada publicación del tercer tomo, además de importar la ‘frutilla del postre’ para ciertas etapas de la vida, también representa mi profundo agradecimiento a la universidad pública, que desde entonces me ayuda a crecer, no sólo desde lo intelectual, sino también personalmente”.

Fuente:El Esquiú