En el país se contabilizaron 93 personas fallecidas. Los casos van en aumento y son de síntomas detectables a simple vista. Hugo Pizzi epidemiólogo de la UNC, relató la forma de prevenir la enfermedad.

Los casos de una bacteria que causa la faringitis o escarlatina aumentan en Argentina y ya causaron 93 muertes en el país. La misma es denominada Streptococcus pyogenes y genera preocupación en todos los ámbitos, que buscan prevenir.

El doctor Hugo Pizzi, epidemiólogo de la Universidad Nacional de Córdoba, relató cuáles son los principales síntomas que pueden notarse.

“Dolor al tragar, placas vía oral y el contagio puede darse a través del mate y uso de botellas en común. Pueden notarse manchas rojizas y rugosas en la piel. Los casos mortales ocurrieron debido a que los pacientes no se atendieron a tiempo y dejaron que la enfermedad avance al punto de invadir otros órganos como el cerebro y el riñón”, detalló el galeno.

También el especialista consideró que es una enfermedad sensible a tratamiento, pero si uno se deja estar puede ser invasivo en el resto del organismo.

El médico aseguró que seguramente hay más casos de los que aparecen en planilla, ya que al médico solo van los que están realmente mal y que para prevenir hay que tener todas las consideraciones que aprendimos en pandemia.

Recomendaciones a la población 

El Ministerio de Salud indicó que ante la presencia de algunos de estos síntomas es importante “la consulta temprana para realizar el diagnóstico oportuno y evitar la automedicación con antibióticos”.

Los síntomas de la faringitis son los siguientes: dolor de garganta intenso, fiebre, cefalea, dolor abdominal, náuseas y vómitos, enrojecimiento de faringe y amígdalas, mal aliento, ganglios aumentados de tamaño en la región del cuello.

Los síntomas más frecuentes de la escarlatina: garganta roja y dolorida, fiebre (38.3 °C o más), erupción color rojo con textura de papel de lija, piel de color rojo intenso en los pliegues de axila, codo e ingle, recubrimiento blancuzco sobre la lengua o el fondo de la garganta, lengua “aframbuesada”, cefalea, náuseas o vómitos, inflamación de los ganglios, dolores musculares.

– En todos los casos las personas enfermas deben evitar la concurrencia a lugares públicos (trabajo, escuela, reuniones sociales) y restringir el contacto con sus convivientes.

– Mantener actualizado el calendario de vacunación antigripal y contra la varicela en las personas y en los momentos que deben recibirla. No automedicarse ni promover la automedicación.

– En el caso de recibir indicación médica de tratamiento antibiótico, completar el esquema (no acortar ni abandonar los tratamientos).

– Lavarse las manos frecuentemente y no compartir objetos de uso personal, como cubiertos, vasos y toallas.

– Ventilar los ambientes adecuadamente y de forma regular.

Fuente / Cadena 3