Comparte!

Este miércoles el ex piloto de Fórmula 1 Helmut Marko, habló sobre la polémica suscitada hace algunos días, cuando la corredora Carmen Jordá sostuvo que los autos de la máxima categoría del automovilismo mundial no estaban diseñados para las mujeres.

El de Fórmula E es un coche menos físico que el de la F1, por la carga aerodinámica y la dirección asistida también, así que sí –es más fácil–, seguro. El reto que tenemos las mujeres en Fórmula 2 y F1 es un asunto físico y creo que en Fórmula E no lo vamos a tener”, había declarado la española a ESPN.

“No soy yo la que decide lo que es bueno o no para las mujeres en el deporte, pero por mi experiencia, puedo decir que en la F1 y la F2 hay una barrera que es física, eso no pasa en otros campeonatos, como el karting, la F3, en GT, allí creo que las mujeres somos capaces de conseguir resultados buenos”, explicó.

En este marco, Marko, quien ahora se desempeña como asesor de Red Bull, fue más allá y disparó directamente contra el género femenino al calificarlo como incapaz de competir en la Fórmula 1.

“Si pilotas a 300 kilómetros por hora y tienes una lucha rueda a rueda, la brutalidad es parte de eso, no sé si eso está en la naturaleza de las mujeres. Tienes que estar en forma en Fórmula 1 y necesitas una potencia demencial en los hombros”, comentó el ex piloto que participó de las temporadas 1971 y 1972 y no sumó puntos.

El austríaco de 75 años fue contundente: “Esto supone un gran reto físico y quizás es demasiado difícil y agotador para las mujeres”, y agregó: “Hemos visto a pilotos punteros a punto de desmayarse en Singapur, creo que el esfuerzo es demasiado para las mujeres”.

La ausencia del género femenino en los deportes de motor, sobre todo en las categorías más importantes, ha generado la creación de las W Series, exclusiva de mujeres, que empezará a correrse a partir del 3 de mayo. El objetivo de la misma es potenciar talentos con la esperanza de que puedan llegar a la Fórmula 1.

Pero Marko cree que esto es imposible y cerró su opinión con una contundente frase: “¿Por qué no vemos a Serena Williams luchar contra Novak Djokovic en tenis?”.