Comparte!

Los viajes de egresados en la Argentina transitan un cambio de época y el sector sigue golpeado por la crisis económica. Aparecen nuevos formatos y destinos empujados por los intereses de la franja centennial 16-18. ¿Qué tienen que saber los padres y los adolescentes para que el viaje sea exitoso? Los “viajes a la carta”, precios y el contexto del sector bajo el análisis de los expertos

Cambio de época para los viajes de egresados en la Argentina: aparecen nuevos destinos, los grupos de egresados se segmentan más y se comienza antes para tener más tiempo para pagar. Todo en un contexto de crisis económica. En 2019, circularán entre local y exterior 89 mil estudiantes, siendo que las cifras habituales rondaron entre 120 o 130 mil.
El turismo estudiantil sufre en la Argentina. Las razones son múltiples y diversas, y lo peor es que ocurren todas de modo simultáneo. Está claro que el sector hoy está golpeado por los vaivenes de la economía que no logra recuperar el vigor de antaño. Además se suman razones socioculturales y de época: los viajes de egresados adquieren nuevos formatos, y ya no ocupan a la “mayoría del curso”. Entre los centennials que asisten al ciclo secundario los gustos e intereses se segmentaron al punto de promover “los viajes a la carta”.

Los números agregan contexto a lo golpeado que está el sector: este 2019, el movimiento de pasajeros en el marco de los viajes estudiantiles se estima en 89 mil estudiantes. Siendo que la cifra histórica de estudiantes ronda usualmente los 120 a 150 mil personas.

Se suma otro hecho sociocultural que vino a agitar aún más las cosas: los operadores detectaron que a los chicos ya no los une el consenso, sino el disenso. En una misma división de aproximadamente 25 ó 30 alumnos de secundario se forman subgrupos que quieren destinos y propuestas diferentes.

“Los padres deben recuperar el control de las contrataciones de los viajes estudiantiles, porque en el último tiempo estuvieron mayoritariamente en manos de los chicos”, apuntó Manzotti de FAEVYT.

Agregó Aramburu a Infobae: “es muy importante abonar la cuota cero, ese pago que las AAVV Estudiantiles deben abonar por todos y cada uno de los viajes (salvo los viajes de estudio sin pernocte) dentro de los 60 días desde que se firmó el contrato, y tiene un valor equivalente al 6% del valor del contrato básico (transporte, alojamiento, gastronomía, seguros y excursiones diurnas, que no sean de turismo aventura). La cuota cero va directamente a un fondo fiduciario que se utilizará en caso de incumplimiento y servirá para garantizar el efectivo cumplimiento del contrato -como sucedió con el caso Snow Travel-. La autoridad de aplicación determinará en qué casos se debe utilizar el fondo”.

En la actualidad, estimativamente la propuesta completa de viaje de egresados a Bariloche 2020 ya roza los $100 mil pesos. Costando casi lo mismo que una propuesta al exterior (Porto Seguro, Brasil o Cancún, México) que ronda los $110 pesos, siempre y cuando el dólar se mantenga estable o en una banda de flotación no muy amplia.

“La realidad actual hace que los costos se vean equiparados -aún con la diferencia cambiaria- y surgen o se afirman destinos internacionales tales como Brasil, México o Cuba, o bien cruceros por varios puertos y países”, concluyó el experto Aramburu

Apuntó Adrián Manzotti de FAEVYT, esta tendencia de que dentro de un mismo curso -por ejemplo- no se logre arribar a un consenso respecto del destino, ni de la modalidad implica que se formarán varios grupos que diseñarán distintos tipos de viajes. El problema para los padres es que al quedar conformados mini grupos con propuestas específicas, los precios se encarecerán”.

Hernán Parra de Nixon Travel señaló que, “la forma tradicional de elegir, planear y contratar viajes de egresados resulta obsoleta para una generación de centennials que no está dispuesta a pagar servicios que no elige o creen que no terminarán usando”.

“Desde el mismo momento que se decide iniciar el viaje, surgen muchos debates porque no solo hay que elegir una empresa que le genere confianza a todos, sino que además hay que llegar a un precio que sea accesible para la mayoría de las familias”, reforzó.

Quiebras y mala praxis

Las empresas locales más importantes de turismo estudiantil están muy dispuestas a brindar descuentos y han limitado la intermediación con los estudiantes en las puertas de los colegios – a través de los promotores, por ejemplo- para recuperar el contacto directo con los padres.

En esto mucho – o todo- tiene que ver la “mala praxis” de muchas agencias que horadó la confianza entre padres y empresas. Esto tomará tiempo y muchos viajes bajo el puente.

Entre las empresas que quebraron en los últimos dos años figuran TN, Cienitur y el ruidoso impacto de Snow Travel, a fines de 2018, que dejó un tendal de 90 mil jóvenes varados en todo el país con su viaje pagado. Además, están las agencias minoristas que cerraron pero con menos estruendo ya que no tuvieron damnificados a la deriva. Del pasado se recuerdan los casos de Río Estudiantil, LAPA Estudiantil y El Rápido Argentino, entre otras, que provocaron mucho daño en los contingentes estudiantiles.

Manzotti de FAEVIT expresó: “Sin duda hay que recrear la pérdida de confianza de parte de las agencias con los padres. El seguro fiduciario o “cuota cero” que custodia la Secretaría de Turismo de Nación es una gran ventaja. Y además se mete el tema social, antes en el viaje de egresados todo el curso quería participar, no había duda sobre eso. Ahora no”.

Egresados al exterior

Precisó Aramburu a Infobae, “ninguna agencia de turismo estudiantil está autorizada a comercializar viajes de egresados y/o viajes de estudios con fecha de salida posterior a febrero de 2021.

Las Agencias de Viajes (AAVV) Estudiantiles deben cumplimentar con los siguientes recaudos:

– declarar los destinos con los que van a operar

– declarar los alojamientos y el transporte que utilizará en cada destino

– contratar un seguro de caución

– asistencia al viajero para cada estudiante que viaje

– contratar un seguro de responsabilidad civil y un seguro médico

– controlar el pago de la cuota cero por cada chico

Sobre la figura de los coordinadores: debe haber 1 coordinador cada 35 pasajeros. En los viajes de estudio, debe haber 1 coordinador cada 60 pasajeros y 2 docentes acompañantes, como mínimo.

Es importante verificar que los coordinadores estén inscriptos en el registro nacional de coordinadores de turismo estudiantil.

Fuente: Infobae