Luego de una serie de al menos diez alertas a diferentes espacios públicos contabilizados en las últimas 48 horas, una nueva amenaza de bomba obligó a desalojar esta tarde el anexo de la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación. Ayer, el recinto también tuvo que ser evacuado por la misma razón.

La comunicación anónima al servicio de emergencias 911 de la Policía de la Ciudad se produjo a las 16. La Brigada de Explosivos de la Policía Federal está trabajando en el lugar, registrando las instalaciones en busca de paquetes sospechosos.

El llamado telefónico intimidatorio se suma a otros dos que hubo solo este martes, en el canal de televisión Telefé, ubicado en Martínez y en el hospital Santojanni, situado en el barrio porteño de Mataderos.

Luego, se replicaron en las líneas de trenes Belgrano Norte, Mitre, San Martín, Roca y la estación Constitución. Al igual que en los otros casos, personal especializado determinó que las amenazas eran falsas.

Las alertas generaron complicaciones a miles de personas que transitan por el área metropolitana y utilizan los servicios públicos. Trenes Argentinos informó que la interrupción de los servicios afectó los ramales La Plata, Bosques, Alejando Korn y Ezeiza del tren Roca y limitó los tres ramales del Mitre, perjudicando a 150.000 pasajeros.

El vicejefe de gobierno porteño a cargo del Ministerio de Seguridad, Diego Santilli, aseguró esta mañana que van a buscar y detener a los responsables de estas falsas advertencias que generan preocupación y complicaciones en la población.

“El daño que le hacen a la gente es muy grande. Son personas que esperaron durante varios días los turnos en los hospitales o que después de todo el día de trabajar quieren viajar a su casa. No se entiende qué calidad de personas pueden hacer esto, los vamos a buscar y los vamos a meter presos”, prometió Santilli en diálogo con Eduardo Feinmann en radio La Red.