Comparte!

La comisión de Salud Pública, Ecología y Medio Ambiente del Senado de Catamarca, que preside el senador Julio Maza  se reunió esta mañana con la diputada Juana Fernández, autora del proyecto de Ley para incorporar con carácter obligatorio y práctica rutinaria de control, la realización de ecografías fetales con evaluación cardíaca y “eco doppler color” a todas las mujeres con edad gestacional.

La iniciativa, que ya cuenta con media sanción de la Cámara Baja, dispone también la pesquisa neonatal “oximetría de pulso” para los recién nacidos, y la evaluación continua, el seguimiento y tratamiento a lo largo de la vida de las personas que padezcan esta enfermedad en el territorio de la Provincia.

En el marco del análisis del proyecto, los senadores Julio Maza, Héctor Fernández, José Alaniz Andrada y Jorge Malnis; escucharon a la diputada que lo impulsó para garantizar esos estudios a todas las mujeres que cursen embarazos entre las 18 y 22 semanas, “especialmente en el periodo gestacional comprendido entre las semanas 22 y 24, tengan o no factores de riesgo”. La finalidad es la detección de posibles cardiopatías congénitas en el feto, una de las tres principales causas de mortalidad prenatal y perinatal, y de otras patologías, “permitiendo la correcta evaluación cardiovascular, el control de la gestación y planificación del parto en adecuado equipo multidisciplinario neonatal”.

La iniciativa anuncia como objetivo la posibilidad de “contar con el diagnóstico previo al nacimiento permite la realización del parto en un centro de complejidad y preparación necesaria para el tratamiento adecuado de estas patologías, evitando las consecuencias adversas del diagnóstico tardío y de la derivación de pacientes en situación críticas y desfavorables”, previendo que los estudios se realicen en los Centros Públicos de Salud  de Catamarca, con fundamento en el derecho a los servicios de salud integral consagrado en la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y la Ley Nacional N° 26.061 de “Protección Integral de los Derechos de las niñas, niños y adolescentes”.

Por otra parte, el texto aprobado por Diputados establece una “licencia por enfermedad a toda persona con cardiopatía congénita y a los padres de los pacientes menores de edad, tanto en el ámbito público como privado, para realizarse estudios, tratamientos o rehabilitación inherentes a la recuperación y mantenimiento de su estado de salud”. Igualmente, la norma exhorta a la dotación en forma gradual, de la “aparatología necesaria que permita la realización de los estudios”, así como la “capacitación de los profesionales, en especial obstetras, ginecólogos, ecografistas, pediatras y cardiólogos matriculados en el territorio de la Provincia de Catamarca, para realizar un diagnóstico de sospecha”.