El Gobierno de la Provincia brindará apoyo financiero a un emprendimiento comercial-cultural que busca recuperar el edificio donde funcionaba el alambique de la Bodega Extravid, emblema de la industria del aguardiente en Valle Viejo.

A través de la Caja de Crédito y Prestaciones Provincial y el Ministerio de Industria, el Gobierno Provincial brindará subsidios y créditos a las encargadas del emprendimiento, Ana Barros Lencina y María Florencia Lencina, descendientes de quinta generación de Juan Emilio Flores, antiguo dueño de la bodega referente de esta industria.

“La industria del aguardiente fue una de las más prominentes en Valle Viejo en otrora. Este proyecto de revalorización es muy importante porque apunta a instalar un punto de referencia gastronómico, cultural y turístico para todo el Valle Central”, sostuvieron las emprendedoras tras el encuentro con el Gobernador Raúl Jalil.

A su vez, explicaron: “Es un trabajo grande porque requiere poner en condiciones toda la parte edilicia y reacondicionar las máquinas, que se encuentran en el lugar que estaban desde el inicio de esta industria, como los piletones, alambiques, tanques de recepción y demás elementos”. Y añadieron: “Son herramientas de antaño, hechas con roble traído directamente desde Francia”.

La restauración y puesta en valor del edificio a través de este emprendimiento le brindará a Valle Viejo un nuevo espacio de atractivo turístico y cultural, por la importancia de tener el último edificio de la emblemática industria licorera.