Un total de 3.088 turistas se alojaron en Catamarca. Con un promedio de estadía de dos días, y un gasto aproximado de $ 4.500, generaron un movimiento económico de $ 27.792.000.

Catamarca tuvo este fin de semana largo del 9 de julio un importante movimiento turístico, que coincidió con la apertura del turismo, lo que ayudó a la reactivación de la actividad.

Según el relevamiento realizado por el Ministerio de Cultura y Turismo, a través de la Secretaría de Gestión Turística, los días 9, 10 y 11 de julio, un total de 3.088 turistas se alojaron en la provincia. Con un promedio de estadía de dos días, y un gasto aproximado de $ 4.500, generaron un movimiento económico de $ 27.792.000.

Catamarca cuenta con un total de 8.577 plazas disponibles, de las cuales fueron ocupadas un 36%. Según este relevamiento la Ciudad Capital tuvo un 55% de ocupación y las localidades cercanas obtuvieron los siguientes porcentajes: Ambato un 40%, Valle Viejo un 33%, Fray Mamerto Esquiu un 60% y Paclín un 85%.

En tanto que en el Polo Este se destacó El Alto con un 50% y en el Polo Oeste, Santa María tuvo un 10%, Belén un 56%, Tinogasta un 41%, Fiambalá un 35%, Andalgalá un 10% y Pomán un 20%, en tanto que Antofagasta de la Sierra tuvo un 10% de ocupación hotelera.

Además, los responsables de turismo de los municipios de la provincia destacaron una importante actividad gastronómica y paseos por parte de catamarqueños en lugares al aire libre.

Como es de esperarse, las distintas localidades de Ambato y de Fray Mamerto Esquiú, por su cercanía al Valle Central, estuvieron colmadas en sus espacios gastronómicos, y tuvieron gran cantidad de visitantes paseando y recorriendo las villas de El Rodeo, Las Juntas y La Puerta, aprovechando también las agradables temperaturas.

Como dato, en la villa de El Rodeo, ingresaron durante los 3 días del fin de semana, 15.000 a 16.000 personas, además como es un clásico se produjo una importante visita a las termas de Fiambalá.