El carnicero quedó imputado por “homicidio simple”. Un grupo de 20 personas intentó hacer justicia por mano propia y atentó contra su local.
El ladrón había ingresado a robar en su local ubicado en la villa 21-24 en Barracas, Buenos Aires, junto a seis cómplices. Tras la muerte del delincuente, un grupo de personas intentaron incendiar el local y provocaron destrozos.

El hecho ocurrió ayer jueves, alrededor de las 9 de la mañana en una carnicería ubicada en avenida General Iriarte al 3541. Allí se encontraba el dueño de la carnicería junto a dos empleados, uno de los cuales cargaba un arma de fuego. Así, cuando los delincuentes ingresaron con fines de robo, efectuó un disparo que impactó en uno de los presuntos asaltantes lo que provocó la huida de los cómplices.

Los vecinos llamaron al 911 para dar cuenta de un joven baleado en la vía pública, por lo que al lugar acudieron de inmediato efectivos de la Comisaría Vecinal 4D de la Policía de la Ciudad y de la Prefectura Naval Argentina (PNA), con jurisdicción en la zona.

Al llegar, los uniformados observaron que un vecino subía a su auto particular al herido, al que luego trasladó por sus propios medios al hospital Penna de Parque Patricios.

Sin embargo, a los pocos minutos de ingresar al centro de salud, el joven -cuya identidad no trascendió- falleció como consecuencia de una herida de arma de fuego en el tórax.

Al enterarse de lo ocurrido, un grupo de 20 personas se acercaron a la carnicería con intenciones de incendiar el local, y luego de generar destrozos fueron dispersados por personal de la PNA.

A su vez, detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, que intervinieron en la causa por disposición de la Fiscalía de Instrucción en turno, lograron dar con el sospechoso de haber realizado el disparo, de 23 años y nacionalidad paraguaya, informó Télam.

El carnicero, cuya identidad no fue proporcionada, quedó detenido por el delito de “homicidio” a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 48, a cargo de María Acosta.