Comparte!

Le ganó por 7-6 (7-3), 6-2 y abandono a Rafael Nadal y avanzó a la final del US Open.

El domingo, desde las 17 de nuestro país, se medirá con el ganador del choque entre Novak Djokovic y Kei Nishikori .

Así, el argentino quedó a un paso de su segundo título de Grand Slam, a nueve años de conquistar el abierto norteamericano.

En el inmenso Arthur Ashe, el argentino y el español se enfrentaron en condiciones climáticas mejores a los días previos, muy nublado y con una temperatura de 23 grados.

Del Potro comenzó el encuentro con un quiebre, pero Nadal recuperó enseguida el break sobre el servicio del argentino en el primer parcial, ante unos 22.000 espectadores. El español se mostró claramente más activo que en el comienzo de su duelo de cuartos de final contra Dominic Thiem, atento y concentrado para no cederle la iniciativa a Del Potro, determinado para tomar la cancha y subir a la red en cada situación propicia.

Pese a sufrir de a ratos la presión del número 1 del mundo, el argentino se sostuvo con un buen game de saque (3-3); Del Potro buscó a su vez con la potencia de su derecha, pero se encontró con un par de respuestas impresionantes de Nadal, que se adelantó 4-3 con un brillante drive paralelo al rincón.

La oportunidad para el argentino llegó en el noveno game, con una devolución certera y una derecha profunda que obligaron al error de Rafa para ponerse 5-4 y saque.

Con su servicio, el argentino tuvo dos set-points; se le fue el primero en un revés cruzado ancho, y dejó el segundo con una derecha en la red, en un error no forzado. Nadal aguantó los embates del argentino y, cuando pudo, capitalizó las equivocaciones para recuperar el break, igualar en 5 y luego ganar en cero su servicio (6-5).

Del Potro conservó su saque en un momento tenso, y jugó muy bien el tie-break (7-3) para quedarse con el primer capítulo en una hora y 9 minutos de acción.

Del Potro buscó mantener el envión en el comienzo del segundo set. Conservó su saque y tuvo dos chances con 15-40 para quebrar a Nadal; el español escapó de ese momento adverso con una racha de saques ganadores (1-1), pero en el cuarto game volvió a quedar contra las cuerdas; el tandilense lo exigió con una devolución paralela, y Rafa falló su respuesta para quedar 1-3 en la cuenta.

Tras ser atendido por una dolencia en la rodilla derecha, a Nadal se lo vio con menos movilidad; Del Potro tuvo otras dos ocasiones para quebrar y sacar más ventaja, pero el español se mantuvo a tiro con su servicio.

Visiblemente afectado, Nadbal intentó seguir, pero luego de ceder su saque en el octavo game, encaró hacia la red y saludó al argentino, con lo que anunció su retiro del match. Así, en 2 horas y 5 minutos, el tandilense se metió en su segunda final en Flushing Meadows; como en 2009, con un triunfo sobre Nadal en la semifinal.

El domingo, buscará otra coronación frente a Djokovic o Nishikori.