Comparte!

Pasada la medianoche, Claudio Miranda recibió el llamado que lo sorprendió: “Hola, soy Mauricio Macri“, escuchó el padre del menor del otro lado del teléfono.

“No  lo podía creer, no sabía que decirle”, contó Miranda a la Agencia Télam.

Además, según relató el padre de Oliver, el mandatario quiso saber como evolucionaba el niño. “Nos dio todo su apoyo”, confió. Sin embargo, señaló que Macri no dijo nada sobre al posibilidad de visitar al niño, ya que viajó Córdoba ayer para celebrar las Pascuas en familia. 

El trágico accidente ocurrió el miércoles por la tarde: el niño estaba sentado en un cordón cuneta cuando fue atropellado por un móvil municipal.

Oliver nació el 23 de febrero de 2018: es hijo de Melina y de Claudio, y ahijado de Macri. Obedece a una larga tradición argentina en la que el séptimo hijo de una familia puede ser bendecido como ahijado de la presidencia. Su historia se hizo conocida en mayo de 2018 por una campaña de la comunidad para que el presidente advirtiera que existe un séptimo hijo varón del mismo linaje al que le correspondía el padrinazgo presidencial. El bautismo se hizo efectivo con un representante del Gobierno, que repartió a su vez regalos para el bebé y la familia como libros de cuentos y mochilas escolares. Macri le envió una medalla de oro con su nombre que fue bendecida por el párroco durante la ceremonia.