(Original Caption) New York: Heavyweight champ Jack Dempsey falls out of the ring after being driven through the ropes by Argentina's Luis Firpo in the first round of their 1923 title fight at the old Polo Grounds here. Dempsey kayoed Firpo in the second round.

 Se celebra el 14 de septiembre el día del “boxeador” en Argentina, en alusión a la pelea del “Siglo” que tuvo como protagonista al gran Luis Angel Firpo, frente al entonces campeón mundial Jack Dempsey, a quien de un derechazo el argentino dejó inconciente en el ring side. Sin embargo el norteamericano regresó al cuadrilátero con la ayuda del público y fue coronado ganador, considerándose en la jerga boxística, el primer “Robo del Siglo”.

 “Vino la pelea Firpo-Dempsey y en cada casa se lloró y hubo indignaciones brutales, seguidas de una humillada melancolía casi colonial”. Así dice un fragmento de Circe (1951), de Julio Cortázar, en el que hace referencia a la llamada “pelea del siglo” por el cetro mundial de todos los pesos, que se disputó el viernes 14 de septiembre de 1923, ante unos 85 mil espectadores, en el estadio Polo Ground de Nueva York.

Aquel día, del que hoy se cumplen 97 años, el campeón mundial Jack Dempsey venció al pugilista argentino Luis Ángel Firpo, apodado “El Toro Salvaje de las Pampas” por la guapeza con que suplía sus escasos recursos técnicos.

Cortázar recordó: “Yo tenía en ese momento nueve años y aquello fue como una tragedia nacional, porque en la Argentina se consideró un robo al país aquella pelea. No faltaron los que pedían romper las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Aquella pelea creo que definió mi pasión por el boxeo, porque yo quedé muy impresionado por lo de Firpo y empecé a interesarme por ese deporte que, en esos años ocupaba mucho espacio en los periódicos”, contó el autor de Rayuela.

Y no fue el único que se hizo amante del “viril deporte de los puños” a partir de Firpo y aquellos segundos memorables para el deporte argentino: al conjuro de aquel coloso el boxeo sacó patente de identidad y dejó de ser una práctica marginal y prohibida.

Firpo fue el primer boxeador argentino que llegó a disputar un campeonato mundial y el que con sus hazañas en el exterior marcó el rumbo del pugilismo nacional. Con él comenzaron a llenarse los gimnasios, y nacieron los periodistas especializados.

Es cierto que hubo varios boxeadores que precedieron a Firpo desde que en 1898 Paddy McCarthy y Robassio protagonizaron la primera pelea en público realizada en el país. No pueden omitirse nombres como los del profesor Carlos Delcasse y el polifacético deportista Jorge Newbery, sumados a los de José “Pepe” Lectoure, Alberto Festal, Enrique Wilkinson, César Viale o el inglés acriollado Willie Gould.

Pero lo de Firpo fue de otra dimensión. Tanto, que fue el primer boxeador argentino que llegó a disputar un campeonato mundial y el que con sus hazañas en el exterior marcó el rumbo del pugilismo nacional.