viernes, junio 14, 2024
HomeBienestarLa importancia de la higiene del sueño: 10 claves para mejorar el...

La importancia de la higiene del sueño: 10 claves para mejorar el descanso

Tener las horas necesarias de descanso permitirá que nos sintamos mejor a la hora de encarar el nuevo día.

El sueño es un aspecto fundamental de nuestra salud y bienestar general. Sin embargo, en la sociedad moderna, la calidad del sueño a menudo se ve comprometida debido a diversos factores, como el estrés, los horarios de trabajo y el uso excesivo de dispositivos electrónicos.

Es por eso que profundizaremos sobre la importancia del cuidado del mismo, ya que adoptar hábitos y comportamientos saludables relacionados con el sueño puede marcar una gran diferencia en nuestra calidad de vida y bienestar general.

La higiene del sueño se refiere a una serie de prácticas y hábitos que promueven un sueño reparador y de calidad. Implica cuidar tanto el entorno físico en el que dormimos como nuestros comportamientos y rutinas antes de acostarnos.

Un sueño adecuado es esencial para nuestra salud física, mental y emocional. Durante el sueño, nuestro cuerpo se regenera, se fortalece el sistema inmunológico, se consolidan los recuerdos y se procesan las emociones. Un sueño adecuado está asociado con un mejor estado de ánimo y una mayor capacidad para manejar el estrés. Por lo tanto, una mala calidad de sueño puede tener consecuencias graves para nuestra salud a largo plazo.

Las 10 claves para mejorar el sueño

Establecer un horario regular. Tratar de irse a dormir y despertarse a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Esto ayuda a regular el reloj biológico y a mejorar la calidad del sueño.

Generar un ambiente propicio. Mantener la habitación fresca, oscura y tranquila. Usar colchones y almohadas cómodos que nos ayuden a mantener una postura adecuada durante la noche.

Evitar estímulos antes de dormir. Limitar el uso de dispositivos electrónicos como celulares, tablets y computadoras al menos una hora antes de acostarse. La luz azul que emiten estos dispositivos puede interferir con la producción de melatonina, la hormona del sueño.

Hacer ejercicio regularmente. La actividad física regular puede ayudarnos a conciliar el sueño más fácilmente y a mejorar su calidad. Sin embargo, hay que evitar hacer ejercicio intenso justo antes de acostarse, ya que puede tener el efecto contrario.

Descansar bien en la noche es fundamental para tener energía al día siguiente.

Mantener una dieta equilibrada. Evitar las comidas pesadas y las bebidas estimulantes como el café y el alcohol antes de dormir. Optar por alimentos ligeros y saludables que no dificulten conciliar el sueño.

Relajarse antes de acostarse. Dedicar al menos 30 minutos antes de dormir a actividades relajantes como leer o practicar técnicas de respiración y meditación.

Limitar las siestas. Si tenemos problemas para conciliar el sueño por la noche, hay que tratar de limitar las siestas durante el día o aseguraste de que no duren más de 20-30 minutos.

Controlar la exposición a la luz. La luz natural durante el día y la oscuridad durante la noche son clave para regular nuestro ciclo de sueño-vigilia. Intenta pasar tiempo al aire libre durante el día y utiliza cortinas opacas o antifaz para dormir por la noche.

Manejar el estrés. El estrés y la ansiedad pueden interferir con el sueño. Se pueden buscar formas saludables de manejar el estrés, como practicar yoga, hacer ejercicios de relajación o hablar con un profesional de la salud mental.

Consultar con un especialista. Si a pesar de seguir estos consejos seguimos teniendo problemas para dormir, no dudar en buscar ayuda profesional. Un especialista en trastornos del sueño puede ayudarnos a identificar y tratar cualquier problema subyacente.

En resumen, la higiene del sueño es fundamental para garantizar un descanso reparador y una buena salud en general. Adoptar hábitos y comportamientos saludables relacionados con el sueño puede marcar una gran diferencia en nuestra calidad de vida.

(*) Mercedes Saavedra (M.N.: 67.849), licenciada en Psicología. Posgrado en terapia focalizada, desde la teoría sistémica.

Fuente / TN 

Te puede Interesar