El ex presidente se mostró confiado sobre el futuro de Juntos por el Cambio para las elecciones de 2021 y 2023. Hizo un repaso de gestión. “Vamos a ganar las legislativas, porque la gente entendió la mentira”, expresó.

Macri visitó ayer, los estudios de la emisora cordobesa Cadena 3, en el marco de la presentación de su libro, “Primer Tiempo”, en Córdoba. Aseguró que “Juntos por el Cambio representa la unidad nacional” y se mostró confiado por el futuro electoral del espacio, al tiempo que cuestionó duramente la gestión del presidente Alberto Fernández.

“Soy muy optimista en términos futuros. Estoy convencido de que éste es el último gobierno populista de nuestra historia. El aprendizaje va a ser enorme para todos los argentinos. A partir de hoy, empiezan 20 años de crecimiento para todos los argentinos”, expresó.

El ex jefe de Estado deslizó que no será candidato en las próximas elecciones: “Me propusieron vivir en Córdoba y ser candidato, pero sentí que era abusar de los cordobeses. Me encantaría hacer todo lo posible para ayudarlos. Lo seguiré haciendo sin ser candidato”.

También habló de la necesidad de su espacio de un acercamiento de un sector del peronismo: “El kirchnerismo tiene secuestrado al peronismo. Con este fracaso al que va, se acaba eso y va a haber un comienzo de un peronismo más moderno, más racional, que adherirá a estas reformas que vamos a plantear”. Sobre ese punto, afirmó que ese soporte podría venir “del peronismo cordobés”, que “nunca apoyó estas cosas” (en referencia a sus críticas al kirchnerismo).

El ex presidente visitó este miércoles los estudios de Cadena 3 en el marco de la presentación de su libro, “Primer Tiempo”, en Córdoba. Aseguró que “Juntos por el Cambio representa la unidad nacional” y se mostró confiado por el futuro electoral del espacio, al tiempo que cuestionó duramente la gestión del presidente Alberto Fernández.

“Soy muy optimista en términos futuros. Estoy convencido de que éste es el último gobierno populista de nuestra historia. El aprendizaje va a ser enorme para todos los argentinos. A partir de hoy, empiezan 20 años de crecimiento para todos los argentinos”, expresó.

Me siento bien porque quiero ayudar a la dirigencia local. Córdoba tiene que ser el motor de la Argentina. El populismo inyecta el virus de la resignación, pero Córdoba está blindada de populismo. No entra eso
El ex jefe de Estado deslizó que no será candidato en las próximas elecciones: “Me propusieron vivir en Córdoba y ser candidato, pero sentí que era abusar de los cordobeses. Me encantaría hacer todo lo posible para ayudarlos. Lo seguiré haciendo sin ser candidato”.

También habló de la necesidad de su espacio de un acercamiento de un sector del peronismo: “El kirchnerismo tiene secuestrado al peronismo. Con este fracaso al que va, se acaba eso y va a haber un comienzo de un peronismo más moderno, más racional, que adherirá a estas reformas que vamos a plantear”. Sobre ese punto, afirmó que ese soporte podría venir “del peronismo cordobés”, que “nunca apoyó estas cosas” (en referencia a sus críticas al kirchnerismo).

“Vendrá un proceso de reivindicación después de haber acompañado a una facción que se apropió del peronismo, nos llevó a aislarnos del mundo, a alinearnos con Venezuela, a justificar el terrorismo, que generó que después no tengamos ni un amigo para conseguir una vacuna. El peronismo lo verá y empezará un camino distinto”, enfatizó.

Mostró, además, un fuerte apoyo en Córdoba al ex ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, sobre quien dijo que tiene “todas las cualidades para darles a los cordobeses una alternativa para 2023”. “Tiene vocación y capacidad. Hicimos una revolución del turismo”, apuntó en ese sentido.

“En 2023, no van a tener mayorías por el 2021. Juntos por el Cambio tendrá madurez, apoyo político. Todos estamos aprendiendo. Va a ser más doloroso. Éste es el final del kirchnerismo, la ultima versión populista de nuestra historia. Viene algo que tiene que ver con nuestros abuelos, con la historia. Vamos a generar trabajo en todo el país, porque se puede”, subrayó.

Macri aseguró que el 2023 aún es “muy lejano” y que hay que “focalizarse en el día a día para defender el sistema institucional”, porque la vicepresidenta, Cristina Kirchner, “intenta romper el sistema, el funcionamiento independiente de la Justicia, agrediendo a los medios”.

El ex mandatario remarcó que las elecciones legislativas de 2021 serán “bisagra” para obtener mayorías y tener “una nueva etapa rumbo a un cambio de la Argentina”.

“El rumbo es ser parte del mundo, tener un Estado al servicio de la gente, transparente, con una agenda que se base en el empleo que genera el sector privado, un país federal, como hicimos entre 2015 y 2019, trabajando codo a codo con Córdoba. Tiene que ser en cada rincón. El 2021 nos pone en el rumbo del camino del progreso. No será de un día para el otro”, subrayó.

También habló de por qué sigue en política: “Todavía me cuesta explicarle a mis hijos y a mis hermanos por qué me metí en política, con el daño que le ha hecho a mi familia. Es porque amo a este país. No me voy a ir a donde está Mario (Pereyra) antes de ver a la Argentina en su camino. Puse mucho, creo en los argentinos. Estamos pasándola muy mal. Esta vuelta atrás fue lo malo que no pude explicar. Hasta hoy me pregunto cómo no encontré las palabras para que se entienda que ese rumbo era el correcto, más allá de los errores”.

En ese sentido, señaló que “era obvio” que el regreso del kirchnerismo al poder “iba a generar este nivel de daño, pobreza, exclusión y falta de rumbo”.

El dirigente dijo que está comprometido en trabajar en la unidad de Juntos por el Cambio para tener la mayor cantidad de candidatos posibles para “seguir una línea republicana, de independencia de poderes”. Afirmó que “nunca” en su gobierno “un periodista se sintió intimidado o un juez amenazado”.

Crisis económica y críticas al Gobierno

Macri sostuvo que el Ejecutivo “no tiene rumbo ni plan”, porque es “una improvisación permanente”. Aseguró que hay un hartazgo de “una amplia mayoría, superior al 41%”, sobre un kirchnerismo que “prometió asado y hoy tiene el menor consumo de carne en 100 años”.

El creador del PRO consideró, en ese sentido, que “no existe magia”, sino “trabajo”, y que es necesario generar “reglas claras y viables”, tener previsibilidad, lo que genera inversión y empleo en el largo plazo.

“Vamos a una elección en la que hay de un lado gente que dice que quiere reformar la Constitución, que cree que está bien soltar delincuentes peligrosos a la calle, que está bien expropiar la propiedad privada de gente humilde en cualquier lugar de la Argentina. No hay una posibilidad de acuerdo”, sentenció.

“No hay país que no puso por delante la libertad en base a las instituciones, la apertura económica y el progreso tecnológico. Tres cosas contrarias al kirchnerismo, que quiere aislarse del mundo, negar la evolución tecnológica y reducir la libertad de los ciudadanos. Con la excusa de la pandemia, vimos violaciones a los derechos humanos por todo el país. Lo condenan todos menos el Gobierno nacional”, añadió.

Macri cuestionó la reforma del Ministerio Público Fiscal para la elección del procurador General de la Nación y afirmó que se “perdería definitivamente la libertad”. “Con el sistema acusatorio fiscal, un periodista, un empresario o un político no podrá decir lo que piensa, porque estará amenazada su libertad”.

Sobre las denuncias de Cristina Kirchner de persecución judicial, dijo: “El cinismo es fenomenal. Ella habla del ‘lawfare’. Todas las causas, salvo Vialidad, se iniciaron cuando ella era presidenta. Todos los días ellos persiguen a mi persona y mi familia. Todo el tiempo están agrediendo el sistema institucional argentino”.

“Fuimos no sólo uno de los países con la cuarentena más larga, sino que, sin la asistencia a clases presenciales, dañamos especialmente a los chicos más humildes. Este Gobierno eliminó las pruebas Aprender. Nosotros mejoramos la educación con las pruebas Pisa. Encontramos resultados muy malos y nos ayudaron a capacitar a docentes, más allá de los gremios, que son parte del problema”, criticó.

La deuda con el FMI

El ex Presidente argumentó que el crédito que pidió al Fondo Monetario Internacional “reemplazó la deuda que ya teníamos”. Afirmó que Cristina Kirchner en su mandato “aumentó entre 70 y 80 mil millones de dólares la deuda, que es hija del déficit fiscal”. Sobre ese punto, reclamó que la vicepresidenta recibió “4% de superávit fiscal y dejó más del 5%” en 2015.

“Bajamos el déficit del 5 al 0,5%. Nos dejó la deuda con los jubilados, con las provincias, las cajas previsionales, los holdouts, Repsol, una pésima negociación con el Club de París con una tasa carísima de casi el 10%, deudas con Bolivia, Paraguay”, subrayó.

Y justificó: “Esta deuda que tomamos fue para ir cubriendo el déficit, mientras lo íbamos bajando lentamente. Tal vez, más lento de lo que debimos. Llegó un momento que nadie quería refinanciar y fuimos al Fondo. El 90% fue para pagar deudas que vencían y los bancos comerciales no nos querían renovar por el miedo a que vuelva el kirchnerismo, cosa que sucedió y ahí se cortó definitivamente el crédito”.

Defensa de su gestión y propuestas a futuro

El ex mandatario señaló que, luego de asumir en 2015, “no había conciencia ni clima de la necesidad de hacer reformas, porque estábamos en una situación comprometida”. Indicó que hay que empezar por parar la inflación, “la principal estafa del Estado a sus ciudadanos”, tener un presupuesto equilibrado e impuestos correctos para que se invierta sin evadirlos.

“Necesitamos leyes laborales que, si tenés una pizzería, te permitan tomar cuatro empleados más para hacer empanadas y, si no gustaron y te fue mal, poder despedirlos con indemnización y seguir con la pizzería. Hoy perdés las empanadas, la pizza, tu casa y tu mujer”, aseveró.

Macri consideró que en su gestión pudieron tener “una cultura distinta del poder, una relación con el mundo, modernización del Estado y transparencia con acceso a la información pública gracias a trámites digitales”.

“Pudimos aumentar todos los meses prácticamente las exportaciones, mesas con el sector público-privado, federalizar la Argentina, evaluar en educación para mejorar en lengua y matemática, logramos una revolución en energía y en aviones”, remarcó.

Además, señaló que lo que complicó “un plan macroeconómico coherente para reducir la inflación, tener una política cambiaría no en sintonía con el déficit y achicar la deuda heredada” fue la minoría en el Congreso y los errores propios.

Vacunas

El ex presidente dijo que se vacunó en Miami para liberar otra dosis en el país. Criticó que Argentina tenía la primera posición con Pfizer por los ensayos clínicos que se lograron, según afirmó, por reformas de su gestión en regulaciones.

“Tampoco me explico por qué millones de vacunas no vinieron, por qué tenemos la cuota mínima de Covax y por qué no se compró la Moderna”, subrayó.

Las críticas de Carrió

Acerca de los últimos cuestionamientos de Elisa Carrió, entre los que estuvo su vacunación en Miami, dijo que “Lilita es así: va y viene”. “No se entiende la última crítica. Como diría mi hija, ‘ponele’. La vicepresidenta nunca llamó a Rafecas. ¿Cómo decimos que sí o no, si nunca arrancó el proceso?”.

“Mesa judicial” y Correo Argentino

Consultado sobre si teme ir preso, afirmó: “Estoy tranquilo. No he hecho nada y estoy dando batalla”.

Apuntó que “no existe la mesa judicial”, sino que había una como la de seguridad o de la carne, por “reformas exitosas como la del Código Penal” o aquellos “cientos de jueces y fiscales nombrados en base a concursos permanentes”.

El ex mandatario defendió a su ex asesor, Fabián Rodríguez Simón, sobre quien se hizo un pedido de captura internacional luego de que se alojara en Montevideo, donde se presentó ante un juez.

El pedido surge tras la denuncia del empresario Fabián De Sousa cuando estaba preso, quien acusa a Macri de encabezar una asociación ilícita para “desapoderarlo de sus bienes” y de actuar “en colaboración con la Justicia para meterlo preso”.

Sobre la denuncia de De Sousa, dijo: “Dicen que los perseguimos, pero era recuperar los impuestos que ese señor se apropió. Tenía una distribuidora de combustibles y había impuestos en la traifa de nafta que no son del negocio del señor, que actúa de agente de retenciones y se quedó con más de $150 mil millones. Por querer recuperar esos impuestos, (Alberto) Abad va a indagatoria. Es el mundo del revés”.

“En mi gobierno no existieron amigos. La ley es igual para todos. Por actuar así, es perjudicado Rodríguez Simón, Abad y yo. Yo estoy acá. Tengo una historia y un compromiso con los argentinos. Rodríguez Simón vio por semanas en C5N que, si pisaba la Argentina, iba preso. Temió por su libertad. Es un ser humano y cada uno reacciona al atropello como puede cuando te amenazan con ir preso por cobrar un impuesto”, apuntó.

Acerca de la causa Correo, dijo que hubo una persecución sobre su familia: “Presionaron a las juezas para que no actúen en defensa de la ley. Atropellaron a mi familia, hermanos, socios en establecimientos agropecuarios. Una barbaridad. Yo no facilité nada. El Estado tenía que actuar y Oscar Aguad actuó con independencia, sin consultar al presidente porque invalida el conflicto de intereses. Hizo una propuesta razonable ante la ley de quiebras que no prevé ajuste. La fiscal militante Boquín dice que la propuesta Correo fue abusiva y está de acuerdo con la de Oil Combustibles, que no paga ni el 10% de lo que es Correo”.