Lucio Dupuy, víctima.

Es la conversación entre una vecina y su amiga cuando le pedía que llame a la Policía porque estaban golpeando al pequeño. “Le están pegando al nene de al lado”, se lee. “Irán al infierno”, dijo la abuela de Lucio en un relato desgarrador.

En las últimas horas, se dio a conocer un chat de WhatsApp entre una vecina de Lucio Dupuy con una amiga cuando le pedía que llame a la Policía porque escuchaba los golpes que recibía el pequeño.

“Me llamás a la Policía, tengo el parlante roto. Decile que envíen una patrulla porque están pegándole al nene de al lado. Encima no puedo grabar nada”, escribió la mujer.

Y agregó: “Todos los días llega del jardín y la novia de la mamá lo caga a palos. Cinco años tiene”.

Además, según indica en el chat, la mujer les golpeó la pared de la casa. “Se escucha todo desde mi pieza y en la calle también”, le dijo a su amiga.

Por otra parte, el sitio local El Diario de La Pampa publicó una foto en la que se ve a Lucio con un pañuelo en el cuello, que le sostiene el brazo derecho lesionado.

El caso

Lucio Dupuy, de 5 años, falleció este viernes en La Pampa a causa de golpes brutales y agresiones de todo tipo.

Las principales acusadas son la madre biológica del niño, Magdalena Espósito Valiente (24) y su novia, Abigail Páez (27). Ambas quedaron detenidas.

Por su parte, el padre biológico de la criatura, Christian Dupuy, expresó que había alertado la situación y que venía reclamando la tenencia. “La Justicia nunca me escuchó, siempre favoreció a la madre por más abogados y mediaciones que realicé”, escribió en su cuenta de Facebook.

“Hoy pagó mi hijo. Pero no solo escuchen a la madre. Papá también sufre en silencio. Hoy con el corazón roto y mi alma sin encontrar consuelo”, dijo.

Desgarrador relato de la abuela de Lucio: “Irán al infierno”

Silvia, abuela paterna de Lucio Dupuy, el niño asesinado a golpes y por cuyo crimen está detenida su madre y la pareja de ésta, arremetió contra los abogados que le dieron la tenencia a la madre y lamentó no haber acudido ella misma a la Justicia.

“Sólo queda hablar, porque a Lucio lo callaron”, dijo a Cadena 3 la mujer antes de quebrarse.

“Queremos llegar hasta el final, que la gente, que los abogados den explicaciones de por qué le dio la tenencia a la madre. Van a ir a infierno los que hicieron eso con mi nieto”, manifestó.

Aseguró que su marido sospechaba que a Lucio lo golpeaban, pero que la madre y su pareja apenas dejaban que el niño los visitara. La última vez que lo vieron en persona, fue para el Día del Padre, en junio.

“Veíamos que Lucio siempre se veía marcado, por que lo veíamos por videollamada y cuando le preguntábamos, él miraba a los costados y decía ‘me caí de la bici’. Le decíamos que se cuide, que no sea bruto, sin saber. Pero mi marido me decía, ‘al nene le pegan, le va a pasar algo'”, dijo la mujer.

Lamentó haber confiado en la Justicia para que actuara y explicó que temían que la madre de Lucio le prohibiera al padre visitarlo: “No nos pudimos imponer por el bienestar del nene para poder verlo y disfrutarlo de vez en cuando, para que ella no se ofendiera porque se lo negaba a mi hijo”.

Christian Dupuy, junto a su hijo Lucio.

“Yo también podría haber ido a reclamar para que me dejara ver al nieto, le imploraba por mensaje a la madre y me decía que no estaba. Sólo queríamos verlo una vez por semana, pero terminábamos viéndolo una vez por mes o cada dos meses. Pero decíamos que si hacíamos algo, se la iba a agarrar con el nene o con Cristian (el padre). Por lo menos dejamos que lo pueda disfrutar el padre”, argumentó.

Y manifestó su repudio ante los hechos de violencia en la comisaría donde están detenida las acusadas: “Un patrullero prendido fuego no me va a devolver a mi nieto”.

“Tengo 35 años de casada y tres hijos, siempre criados con valores. Jamás levantarían la mano a nadie, no queremos violencia, sólo queremos que la gente nos acompañe, que no se pierda esta lucha que lamentablemente le toco a mi nieto. No quiero que haya más Lucios”, concluyó.