Comparte!
Ayer un comerciante de apellido Kertz habría denunciado el robo de una caja fuerte con un contenido que ronda 1 millón de pesos, ante la denuncia el Fiscal de Instrucción Alejandro Scidá ordenó más de media docena de allanamientos para dar con el botín.
De acuerdo a lo que establece Kertz, la caja fuerte fue robada de su domicilio – ubicada en la calle Nieva y Castilla, entre San Martín y Rivadavia, a unas dos cuadras  de la plaza principal-  y el monto rondaría el medio millón de pesos, discriminados en dólares, euros, pesos y joyas.
El matrimonio se había ausentado de su domicilio por razones de salud, con este dato los delincuentes aprovecharon para sacar la caja fuerte que se encontraba empotrada en una de las paredes de la vivienda, a pesar de los allanamientos realizados en barrios de casco céntrico y los distritos no se pudo dar con el botín.