La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, intentó despejar dudas sobre el principio de acuerdo entablado entre la Argentina y Rusia para comprar 25 millones de vacunas y aclaró que “no se está salteando ningún paso” en el marco de los ensayos clínicos que se están realizando para verificar la eficacia y la seguridad de la fórmula.

Durante una entrevista en A24 con la periodista Romina Manguel, la funcionaria se refirió a su viaje a Moscú para interiorizarse sobre el avance de la denominada Sputnik V y precisó que aspira a “que un gran porcentaje de la población adhiera voluntariamente” a aplicarse esta dosis en la Argentina. Además, no dudó cuando le consultaron si ella se aplicaría la dosis y planteó que sería positivo que referentes de distintas áreas se den primero la vacuna para generar confianza en la ciudadanía.

“Por ahí en personas que generarían confianza, o referentes de algún área, algún famoso, algún deportista… pero nunca antes de terminar los ensayos.

No es que no nos damos ahora la vacuna porque no queremos. Acá la idea es que la ANMAT pueda evaluar toda la información y en el momento que diga que hay suficiente información para concluir que la vacuna es segura y es eficaz, se avance con la siguiente etapa: generar la estrategia de implementación. Pero seguro: la mayoría de los presidentes y los ministros se vacunan. Cristina y Macri se vacunaron contra la gripe. Generar confianza desde los tomadores de decisión podría sumar”, analizó.

“En ningún momento dijimos que la vacuna iba a ser obligatoria, porque la vacuna rusa no es una de calendario”, sostuvo Vizzotti. Y agregó: “Los pasos son los mismos para todas las vacunas. No podemos negar que Rusia es una potencia científica y tecnológica, tiene premios Nobel, desarrolla sus propios insumos. Nosotros no fuimos (hasta ese país) a ver si era cierto, fuimos con preguntas concretas”.