Ayer, a las 18:30 por requerimiento del Sistema de Atención de Emergencias SAE 911, efectivos de la Comisaría Octava se constituyeron en la intersección de la avenida 22 de abril y calle Jacaranda, donde se entrevistaron con un niño de 12 años de edad, quien manifestó que una persona de sexo masculino le habría arrebatado un (01) teléfono celular, marca Samsung J7, de color negro, para luego emprender la fuga.

Tras características brindadas el personal interviniente realizó un amplio recorrido y llegaron a la intersección de las calles Victoriano Tolosa y Hungría, donde procedieron a la aprehensión de un joven de apellido Dulce (22), quien al notar la presencia policial emprendió la fuga siendo interceptado a los pocos metros, y al realizarle la requisa correspondiente se le encontró entre sus prendas de vestir el aparato de comunicación que conforme la descripción aportada coincidían, quedando el dispositivo móvil en calidad de secuestro. Se invitó al progenitor del damnificado a radicar la denuncia penal correspondiente en la Unidad Judicial N° 8, mientras el joven quedó alojado en la Comisaría Octava a disposición de la Fiscalía de Instrucción en turno.