Closeup of a packed school lunch with alphabet blocks. shot in studio

Consumir abundante agua también es importante para transitar de una manera más sana, estos meses de calor donde la exposición al sol es más común.

El Ministerio de Salud de la provincia, en estos meses de calor donde la exposición al sol es más común. Son meses en los que la rutina se modifica, por los cambios de horarios, e incluso la alimentación cambia ya que el cuerpo requiere otras demandas.

En este sentido, el equipo del Ministerio de Salud de la provincia, recomienda adoptar una alimentación más liviana y fresca; consumir abundante agua para contrarrestar el calor.

La Nutricionista, Eugenia Cipitelli, recomienda consumir 8 vasos –o más de agua- y aumentar las cantidades de frutas y verduras, ya que son los alimentos que contienen agua en su interior, lo que permite una mejor hidratación. También hay que evitar exponerse al sol en horarios picos o cuando el sol esté muy alto, ya que puede generar deshidratación.

Asimismo insiste en la importancia de evitar la exposición al sol, sobre todo en los horarios picos (de 10 a 17 horas).

Por otro lado, el equipo de profesionales explicó que durante el verano debido a las altas temperaturas, aumentan las probabilidades de padecer algunas enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA), por ejemplo cuando se corta la cadena de frío o no se cocina adecuadamente los alimentos. Especialmente los bebés, niños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas son más propensos a sufrir cuadros de intoxicación o deshidratación.

Por su parte, la Nutricionista Patricia Perricone destacó de la preservación de los alimentos sin romper la cadena de frío.

Además, hizo hincapié en “evitar consumir tantas harinas, es importante poder reemplazarla con colaciones saludables tales como barras de cereal o galletas integrales, por ejemplo.

Perricone, también agregó la necesidad de tomar entre dos y tres litros de agua diarios, y moderar el consumo de alcohol.

La especialista destacó la importancia de “disminuir la cantidad de sal en las comidas es beneficioso para el organismo”. Asimismo “es importante acompañar estas recomendaciones realizando de 2 a 4 horas semanales de actividad física”.