En tareas de rutina el pasado viernes 24 de enero, la comuna procedió a clausurar la “Laguna Victoria” por falta de la habilitación correspondiente y medidas de seguridad.

Desde el municipio se informó que la clausura es temporaria hasta tanto el propietario regularice la situación administrativa, que habilita al emprendimiento a desarrollar actividad comercial, industrial y de servicio como se expone en el expediente 2968/2018.

El personal de Inspección General de la Municipalidad de Fray Mamerto Esquiú, procedió a labrar las actas y la posterior clausura del lugar ya que constataron el faltante de:

Aprobación de Planos de Bomberos con esta aprobación se determina la capacidad de gente que puede albergar el lugar, profundidad de la laguna, si es apto o no, como balneario, etc.

Seguro para los asistentes por cualquier eventualidad que surja durante su estadía en el predio.

Ambulancia o Sala de Primeros Auxilios en el primer caso es necesaria como unidad de traslado y la sala de auxilio debe garantizar la posibilidad de sobre vida en caso de emergencia, hasta que llegue la unidad de traslado.

Personal Idóneo en caso existir necesidad de primeros auxilios.

Habilitación Municipal era provisoria y estaba vencida, pese a las numerosas intimaciones para su regularización.

Inscripción Fiscal infringiendo el art. 113 del Código Tributario Municipal.

Son algunos de los faltantes de la documentación habilitante por los distintos organismos de aval.

Desde la comuna, el Fiscal municipal, Tulio Canil, informó que es deber de la misma, “velar por la seguridad de los habitantes y visitantes, garantizado su feliz estadía en el departamento”, además aclaró que “la firma viene funcionando desde el año 2018 con una habilitación provisoria que nunca se transformó en definitiva debido a que no se llegó al cumplimento de los requisitos”.

Además, aseguró que “fue una medida de carácter extraordinario pero necesaria, producto de la negativa del propietario  a cumplir con los requisitos  básicos exigidos por la normativa, ya  que el emprendimiento privado funcionó por casi un año y medio con una habilitación provisoria (que ya venció) para que regularizara su situación, pero atento a las gran cantidad de personas que asisten al lugar es necesario garantizar la seguridad y resguardar la vida de las personas, evitando males mayores como ya sucedió en algunos lugares del interior provincial”.

Valgan los numerosos argumentos vertidos sobradamente el accionar sancionatorio, el cual se desarrolló en un marco de legalidad, con estricto apego a los principios constitucionales, respetando todas las garantías procedimentales y con plena jurisdicción y legitimación”, argumentaron.