Para prevenir y evitar el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por alimentos (ETA) por las altas temperaturas y la humedad en el ambiente, desde el Ministerio de Salud provincial brindaron recomendaciones y consejos para evitarlas.

Las ETA son provocadas por el consumo de agua o alimentos contaminados con microorganismos o parásitos, o bien por las sustancias tóxicas que aquellos producen. Durante el verano, se acelera su desarrollo y por eso es necesario extremar los cuidados al momento de preparar, cocinar, almacenar y trasladar alimentos.

Es muy importante tener en cuenta la cadena de frío y mantener la refrigeración de los alimentos. Si los transportas fuera de tu casa (picnic, playa, paseo, etc), hacelo en las cantidades que vayas a consumir y siempre en forma refrigerada (conservadora) protegidos del sol. Si no es posible, elegí alimentos que soporten mejor las condiciones de temperatura ambiente como enlatados, frutas o desecados.

Durante los días de altas temperaturas, los alimentos no deben permanecer fuera de la heladera por más de una hora antes de ser consumidos, recalentados, refrigerados o colocados en el freezer; y deben permanecer refrigerados hasta el momento de servirlos, ya sea las ensaladas que se consumen directamente (en especial si tienen mayonesa) como aquellas comidas elaboradas que deben recalentarse hasta alcanzar la temperatura de cocción. Lo antes posible, deben ser enfriados los alimentos cocinados y los perecederos (preferentemente por debajo de 5° C). Tampoco se deben guardar las comidas preparadas por mucho tiempo, aún en la heladera.

Además, hay que tener en cuenta que no se puede volver a congelar un alimento que ya fue descongelado, a menos que lo cocine antes de colocarlo nuevamente en el freezer. Es necesario evitar las contaminaciones cruzadas en la heladera, manteniendo con tapa los alimentos que se consumen fríos (como las ensaladas) y separados de los demás. Lo mismo, para los ya cocidos y los crudos.

A la hora de cocinar, tené en cuenta que queden completamente cocidos los alimentos antes de consumirlos. Antes de comprar, revisá las fechas de vencimiento y estado de los envases. Para comer frutas y verduras, debemos realizar una limpieza minuciosa, sobre todo si se consumen crudas.