Comparte!

Docentes a cargo de hijos con discapacidad de la Provincia de Catamarca solicitan al Ministerio de Educación de la Provincia, el restablecimiento del decreto 201, vigente desde el año 2008, que habilita el uso de licencias por 120 días al año para tratamiento y estimulación permanente y que fuera reducido arbitrariamente a sólo 30 días por la Dirección de Reconocimiento Médico Docente desde junio de este año, sin la mediación de un instrumento legal pertinente para tales fines.

Especialistas en atención de personas disfuncionadas sostienen que la decisión es desacertada porque en las etapas tempranas del crecimiento de los chicos es cuando más se necesitan que los padres puedan acceder a las terapias y al tratamiento oportuno que requiere cada discapacidad en particular, para que el día de mañana no sea tanta la dependencia y mejore la calidad de vida de esas personas.

Autoridades de Reconocimiento Médico Docente adjudican la medida a la firma del acta acuerdo 1092/15 entre los gremios y el Ministerio de Educación, que de acuerdo a su interpretación, deja sin efecto el decreto 201 por medio del cual los docentes perderían, según sostienen, el carácter de agentes públicos.

Dado a que ya iniciaron los descuentos a estos padres con niños con discapacidad, el pasado viernes se dirigieron al Ministerio de Educación para plantear la situación, pero aún no fueron recibidos por el Sr. Ministro. Por otra parte, los gremios docentes realizaron presentaciones por la arbitraria medida, en las cuales se plantea el avasallamiento a los derechos de los niños con discapacidad nacidos en el seno de familias con trabajadores docentes quienes simplemente buscan, a través del ejercicio del mencionado decreto, una mejor calidad de vida para sus hijos. Pero no se obtuvieron respuestas a tan alarmante situación.

Finalmente, y a razón de contextualizar y contraponer el presente artículo es dable mencionar una vez más un acontecimiento que fuera de público conocimiento y que, a estas alturas, es doblemente reprochable: el hecho de haberse otorgado al mismo tiempo licencias de largo tratamiento con goce de haberes a profesores que viajaron para ver el último Mundial de fútbol en Rusia, mientras por otro lado, se inician los descuentos en los haberes a docentes por querer dar tratamiento a sus hijos con discapacidad.