La policía encontró muerta esta tarde a Sheila Ayala, la chica de 10 años que estaba desaparecida desde el domingo en un barrio de San Miguel. Estaba oculta detrás de la pared de una vivienda precaria, en un predio contiguo al lugar donde vivía con su familia, según informaron fuentes policiales y judiciales.

 

Luego de que se conoció la noticia, se produjeron incidentes en el predio. En tanto, la policía se llevó al padre y al cuñado y otros efectivos siguen trabajando en el lugar, al que llegó una ambulancia.

 

El comisario general Jorge Figini, jefe de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía, aclaró que por el momento no hay detenidos y que resta establecer con certeza la identidad del cadáver hallado.

Fuente: La Nación