martes, julio 16, 2024
HomeCatamarcaHomenaje de Educación y celebración de Bodas de Oro y de Plata...

Homenaje de Educación y celebración de Bodas de Oro y de Plata Sacerdotales a los pies de la Virgen

En el quinto día del novenario en honor a la Virgen del Valle, día en que la Iglesia celebra la memoria de San Francisco Javier, rindieron su homenaje el ámbito estatal y privado de la Educación provincial y municipal, Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología, docentes en actividad y jubilados, gremios docentes, centros de ex alumnas/os de escuelas y colegios; y la  Pastoral de la Educación. Participaron autoridades educativas, encabezadas por el Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología, Lic. Daniel Gutiérrez y abanderados y escoltas de establecimientos escolares.

Durante esta celebración eucarística se realizó la acción de gracias por los 50 años de vida sacerdotal del Pbro. Bartolomé Centeno y los 25 años de ordenación sacerdotal de los Pbros. Víctor Hugo Vizcarra y Héctor Antonio Salas.

La ceremonia fue presidida por el Padre Bartomolé Centeno, párroco de San Antonio de Padua, y concelebrada por sacerdotes del clero diocesano.

En su homilía, el Padre Centeno expresó: “Nos unimos en esta mesa a todos a los hermanos que hoy rinden homenaje a la Santísimos Virgen  del ámbito de la educación, en un año cargado de situaciones conflictivas en el orden social, económico y aquellas que ha tenido que enfrentar del ámbito de la educación”.

Dijo que esta Eucaristía se enmarca en el día en que “la Iglesia se alegra de hacer memoria de San Francisco Javier, un gran misionero, que transmitió su mensaje en distintos lugares  del mundo”, y en “este tiempo muy especial que llamamos el Adviento, que está preñado del llamado a la alegría, al gozo, lejos del dolor y la oscuridad”.

También afirmó que “este tiempo que vivimos en la espera del Emanuel es un llamado fuerte al cambio, al cual nos resistimos con mucha frecuencia. El Adviento es tiempo de despertar a la fe de la que nos habla hoy el Evangelio, de ese hombre que no creía en nada y sin embargo Jesús va a su encuentro para ser liberado de la incredulidad”.

Al referirse a la devoción mariana de nuestro pueblo, manifestó que “llama la atención la cantidad de gente que viene hacia este Santuario, como a tantos otros a lo largo y ancho de nuestra geografía latinoamericana, personas que vienen a rogar por su salud, su bienestar, su armonía, sus hogares”. Todo esto muestra “la profunda experiencia de fe de nuestro pueblo, cómo pone sus dificultades en las manos de Dios y de María”, manifestó, a la vez que agradeció “a Dios y a la vida haber aprendido que cada día es un regalo de Dios, y a cada uno tiene algo que decirnos, esperamos en el silencio qué tiene que decirnos hoy a cada uno de nosotros”.

Los alumbrantes participaron de los distintos momentos de la liturgia, guiando la celebración, proclamando la Palabra y acercando sus ofrendas hasta el altar.

Saludos y palabras de gratitud

Antes de finalizar Eucaristía, el Vicario Episcopal para la Educación, Pbro. Oscar Tapia, transmitió los saludos y la gratitud del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, quien no pudo estar presente en la celebración porque viajó al interior de la diócesis a presidir las fiestas patronales en honor a Santa Bárbara, Patrona de los Mineros, en Farallón Negro, departamento Belén.

El sacerdote “agradeció a todos los presentes haber confluido en esta celebración con dos motivos, para nosotros los sacerdotes hoy es un día especial porque celebramos ante la Virgen a aquellos que en este año han cumplido aniversario, el  Padre Bartolomé Centeno, que nos ha presidido la Eucaristía, ha cumplido 50 años de sacerdote, y el padre Víctor Vizcarra, que ha sido también Vicario de la Educación, con el Padre Héctor Salas, han cumplido en septiembre 25 años de sacerdote”.

“Agradecemos a nuestros hermanos de Educación, a nuestras autoridades, de venir a la casa de la Madre. Esto nos une en la tarea y en la misión, y con los sacerdotes tenemos todos como cristianos la misma misión de ser instrumentos de paz”, manifestó, rogando “que nuestra Madre nos bendiga”; y “a nuestros hermanos sacerdotes les agradecemos profundamente esta fidelidad, este don que venimos a agradecer delante del Señor”.

Por su parte, el Padre Vizcarra dijo que “es una tradición en nuestra diócesis en esta fiesta de la Inmaculada Concepción, dar gracias a Dios por aquellos que cumplen una determinada edad en la vida ministerial, y lo hacemos ante la Virgen porque todos los curas de Catamarca, nativos o por opción, siempre venimos a los pies de la Madre a consagrarnos, ya sea el día de nuestra ordenación o cada día de nuestro ministerio”.

“Y cuando damos gracias por el sacerdocio, si bien agradecemos personalmente, es una gran acción de gracias de la Iglesia, por ese sacerdocio que todo bautizado recibe, por ese pueblo sacerdotal que somos todos. El ministerio sacerdotal no tiene sentido, no se puede entender si no es en el servicio al pueblo de Dios”, expresó

“Queremos darle gracias a Dios y a la Virgen por el sacerdocio y también a ustedes, porque somos fruto de familias, de una sociedad concreta, de sistemas educativos que van pasando año tras año, generación tras generación, para dar respuestas a lo que el mundo necesita y los cristianos tenemos que hacer. Les agradecemos su paciencia, su oración y su ayuda”, indicó.

Te puede Interesar