domingo, abril 21, 2024
HomeMundoLa emotiva historia de las siamesas que sorprende al mundo

La emotiva historia de las siamesas que sorprende al mundo

Un solo cuerpo: esa es la vida que Carmen y Lupita Andrade conocen desde hace 22 años. Ambas están unidas por el torso y comparten pelvis, aparato reproductor y el hígado. La ciencia las define como gemelas parápagos, es decir, aquellos conectados por la pelvis y una zona o todo el abdomen.

Viven en Estados Unidos, país al que llegaron desde México en 2002 con la esperanza de una operación. Pero, claro, la cirugía se desestimó y desde ese momento las hermanas son un verdadero ejemplo de superación.

“Si tuviéramos una cirugía de separación, una de nosotras moriría, las dos moriríamos o terminaríamos en terapia intensiva y nunca saldríamos”, reveló Lupita, la menos extrovertida de ambas, en diálogo con Today. Su condición genética las llevó a tener que afrontar muchos retos a lo largo de su vida. Caminar, por ejemplo, fue uno de los primeros.

Encontrar coordinación y balance con una pierna (cada una) supuso un gran desafío al que, con el tiempo, lograron sobrellevar.

Ambas viven junto a su familia en el estado de Connecticut. Carmen estudia para ser enfermera veterinaria y Lupita aguarda trabajar en el mismo ámbito, aunque sueña con ser escritora de comedia. “Casi siempre hablo yo, pero ella es muy graciosa”, contó Carmen.

Durante su infancia padecieron comentarios y miradas de “gente mala”. Carmen recordó que “los niños nos infantilizaban y hablaban como si fuéramos bebés”.

Luego agregó: “Todavía estamos cerca de las mismas personas con las que crecimos. Lupita tiene muy buena intuición sobre las personas, así que si a ella le gustan, me gustan a mí”.

Las hermanas comparten el torrente sanguíneo, el hígado y muchas estructuras internas. Aunque su conexión va más allá de lo físico: “Puedo sentir cuando Carmen está ansiosa o a punto de llorar. Es ese mismo nudo en el estómago”, dijo Lupita.

“Cuando teníamos casi 6 años, tuvimos una pesadilla en la que nos íbamos a caer de un avión y luego, literalmente, nos caímos de la cama. Eso solo sucedió una vez, pero podemos sentir las emociones de la otra. Eso pasa todo el tiempo”, relató Carmen.

Vida de pareja
Para las siamesas, la vida no es otra cosa que una serie de desafíos que deben ir sorteando para crecer y lograr sus metas. Aprendieron a ir al cine, viajar en avión o hacer ejercicio aun con la observación ajena.

Lupita aseguró: “Tenemos citas. Bueno, en realidad Carmen las tiene”. Su hermana está de novia con Daniel, un joven al que conoció en una aplicación de citas, allá por octubre de 2020.

“Nunca traté de ocultar el hecho de que soy siamesa, lo que significa que recibí muchos mensajes de hombres con fetiches. Supe desde el principio que Daniel era diferente a los demás, porque no comenzó con una pregunta sobre mi condición”, narró.

“Daniel y mi hermana se llevan muy bien. Es divertido porque me quedo despierta más tarde que Lupita, pero cuando Daniel se queda a dormir, me duermo rápidamente y él se queda despierto hablando con ella”, continuó Carmen, que remarcó que también comparten el sistema reproductivo.

En el plano sexual no ahondaron en detalles, aunque Lupita indicó: “Soy asexual, pero quiero que Carmen siente cabeza. Sé que eso es importante para ella”.

“Hemos estado juntas durante dos años y medio y hemos hablado de comprometernos, pero primero queremos vivir juntos”, detalló Carmen. “A veces me siento mal porque quiero pasar mucho tiempo con Daniel, así que tratamos de establecer acuerdos. Como que Lupita elija a qué lugar salimos a cenar o qué actividad vamos a hacer”, explicó.

Luego precisó: “Lupita y yo no podemos quedar embarazadas, tenemos endometriosis y también estamos con un bloqueador de hormonas que nos impide menstruar”.

“A veces al final del día estamos exhaustas y no queremos hablar. Ahí es cuando usamos diferentes dispositivos y hacemos nuestras cosas. Tengo mi laptop para hacer el trabajo escolar, y Lupita se pone los auriculares y escucha música o usa su teléfono”, dijo Carmen.

“Recibimos algunos comentarios desagradables. Mucha gente no está acostumbrada a que las personas con discapacidad pongan o creen límites cuando se trata de su discapacidad. Recibimos muchas preguntas sobre sexo, cómo vamos al baño y cosas por el estilo. Pero deben recordar: no somos solo siamesas, somos personas”, completaron.

Te puede Interesar