Comparte!

La situación vivida por los habitantes de diferentes localidades de nuestra provincia a causa de la lluvia, también afecta a los productores locales, quienes ven con mucha preocupación cómo la producción podría llegarse a perder casi de manera total.
En esta oportunidad, fueron los productores del Este provincial, más precisamente de Los Altos, quienes dieron a conocer las complicaciones que padecen diariamente y que pone en riesgo la producción tabacalera.
En tal sentido, los productores señalaron que “el 80 por ciento de la producción está perdida”, explicando que lo mismo obedece a que las constantes lluvias registradas en la zona, sumada a la falta de lugares adecuados para el secado de las hojas llevaron a que la producción se viera seriamente afectada.  “Le estamos haciendo fuego debajo de los galpones para ver si se le puede cortar la humedad, pero no hay caso”, dijeron.
Asimismo, destacaron que la situación de pérdida afecta mayormente a los productores pequeños, dado que los galpones con los que cuentan no permiten conservar la cosecha de manera adecuada, llegando, inclusive, a recargar los galpones.
En este punto, agregaron que se iban a gestionar los depósitos por parte del Gobierno provincial a la Nación, pero que los mismos no pudieron concretarse.
A esto le sumaron la solicitud de que se declare la emergencia agropecuaria en la zona; al tiempo que pidieron que autoridades de la cartera productiva de la provincia lleguen para recorrer las fincas  y dialogar con los productores afectados. No obstante, aclararon que desde la Agronomía de Zona se iba a hacer presente ayer y así poder concretar una evaluación.
“Estamos pidiendo la emergencia agropecuaria y que tome curso el Gobierno de la provincia para que vea la realidad de los productores”, concluyeron.

Endeudamiento

Otro de los puntos abordados por los productores tabacaleros  es referido al endeudamiento que deben asumir por el financiamiento para poder realizar esta actividad que está siendo castigada por la lluvia.
Por ello señalaron que están siendo intimados a pagar los créditos, pero que no tienen los recursos para afrontar. Agregando que la situación se torna más complicada ya que al haber una refinanciación, los intereses que se les aplica los deja en una situación por demás complicada.

Fuente: El Esquiú