Comparte!

Barcelona disputará el duelo de vuelta por cuartos de final ante el Manchester United con la idea de alcanzar la semifinal de la Champions League y la preocupación principal en el equipo inglés está enfocada en el rendimiento de Lionel Messi, quien en el duelo de ida fue fundamental para generar la jugada que terminó con el único gol del partido.

Frente a tal escenario, el arquero David de Gea realizó trabajos “súper especiales” para impedir que las cualidades del argentino signifiquen la eliminación del United, según confirmó el entrenador de arqueros de los “Diablos Rojos” Emilio Álvarez.

“Hacemos algo diferente cuando nos enfrentamos a Messi. Con de Gea hemos trabajado en movimientos más específicos. Hay algunos trabajos extras en comparación con otros juego al estar Leo en la delantera. No mentiría si dijera que es una preparación súper especial“, reconoció en diálogo con el medio español Cadena Ser.

“Trabajé en La Liga durante muchos años con David también y antes con otros arqueros. No puedo negar que existe una particularidad con respecto a Leo. Al final, intentas ofrecer herramientas y datos para que pueda ayudarlo”, advirtió.

Messi acumula 22 anotaciones en 31 presentaciones contra equipos ingleses, aunque la estadística que resonó en la previa son los tres goles que el capitán del Blaugrana le marcó a De Gea en el 2011 en un duelo ante el Atlético de Madrid. Sin embargo, acumula más de seis años sin señalar goles en cuartos de final de la Champions.

“Aquellos que conocen bien a David pueden decir que una de sus virtudes es su capacidad para bloquear todo. Él es muy fuerte mentalmente. En este juego tenemos mucho respeto por los oponentes y sus jugadores, pero ningún miedo”, declaró el ayudante técnico, el único hombre que permanece en el United desde los días de José Mourinho.

Barcelona se impuso 1-0 en la ida disputada en el Old Trafford y deberá defender esa ventaja para transformarse en uno de los cuatro equipos destacados de la actual edición de la Champions. El objetivo es claro: volver a alzar la orejona, que por última vez ganó en 2014/15.