Comparte!
La divisa estadounidense cerró este martes en $40,32, el valor máximo en los últimos cuatro meses. ¿Qué pasó?
Tras cuatro meses prácticamente “planchado”, el dólar volvió a dispararse y ahora se vende por encima del techo de los 40 pesos.
Tres razones para entender por qué se disparó la divisa estadounidense:
Inflación: El número que informó el Indec para enero de 2,9% estuvo por encima de todas las estimaciones públicas y privadas y hasta descolocó al presidente Mauricio Macri que un día antes había pronosticado una baja de la inflación. Ahora, el BCRA anunció que endurece la política monetaria con la idea de que va a reencauzar la senda bajista. Hasta ahora nunca resultó, pero insisten con la misma estrategia.
Dolarización anticipada: Con el fracaso de la política monetaria, la tasa de los plazos fijos y de las Leliq dejó de ser atractiva para los que ahorran en pesos. Las colocaciones a plazo fijo rinden apenas unos puntos por encima de la inflación proyectada. El riesgo de mantenerse en pesos es muy alto frente a una renta muy baja. Además, se generaliza la imagen de un presidente Mauricio Macri golpeado y perdiendo poder a partir de la decisión de la Corte Suprema de Justicia de fallar a favor de San Luis en una deuda de coparticipación por $15.000 millones y del Congreso de voltear tres DNU. Sin encuestas que marquen un cambio de clima social, las expectativas de una derrota electoral crecen y aceleran el proceso de dolarización clásico de los años electorales
Brasil: El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desencantó a los inversores y recién mañana cuando presente la reforma previsional al Congreso se verá si logra otra vez seducirlos. Después del fracaso en su paso por Davos llegó la primera renuncia de un ministro clave de su gestión, Gustavo Bebianno, el secretario General de la Presidencia, presidente del partido oficialista Social Liberal y clave en la negociación en el Congreso para juntar los votos de la mayoría especial necesaria para sacar la reforma. Recién en los próximos días se sabrá si Brasil tracciona o sigue con dificultades para dejar atrás la recesión.