El jueves por la mañana comenzó a utilizarse el nuevo Sistema de Reconocimiento Facial que presentó el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Durante el primer día, siete prófugos de la Justicia lograron ser identificados y detenidos. En las últimas horas se sumó un nuevo caso: un hombre de 50 años, acusado por violación, también fue capturado.

La policía porteña detuvo a M.I., argentino, buscado desde 2017 por delitos contra la integridad sexual en una causa que se tramita en el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 9, fue localizado en la estación Plaza de Mayo de la línea A de subte.

El sistema utiliza un software ruso que permite que 300 de las más de 7.000 cámaras de seguridad de la ciudad trabajen, en forma rotativa, para ayudar a encontrar a los más de 46 mil prófugos de la Justicia.

“En este día y medio de operación del sistema, hay 28 personas detectadas; de las cuales 4 continúan detenidas; el resto era por paradero, cumplimiento de condena, y a otros los pusimos a disposición de la Justicia, y la Justicia decidió”, sostuvo Diego Santilli, vicejefe de gobierno a cargo del ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad.

Los detenidos que están nuevamente a disposición de la Justicia eran prófugos por abuso sexual, extorsión y robos. Este sistema funciona en simultáneo con el listado que cada día, a las 7 de la mañana, actualiza la Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (CONARC).

“Hay 1.500 prófugos por delitos sexuales, 1.300 por homicidios, 2.300 por narcotráfico y más de 15 mil por robo y hurtos, entre otros delitos. Son personas que no tienen que estar al lado nuestro en la calle, no tienen que caminar tranquilos, el que comete un delito tiene una consecuencia y tiene que estar a disposición de un juez”, completó Santilli.

El software costó $2.300.000 y tendrá validez por 17 meses. En el monto se contemplaron los servidores de procesamiento, el desarrollo, las licencias mencionadas y la instalación de nuevas cámaras de seguridad.

Aníbal Falivene, subsecretario de Investigaciones y Estadística Criminal, manifestó que las fotografías con las que se comparan a los prófugos fueron “entregadas por un convenio que firmamos con el Registro Nacional de las Personas (RENAPER). El extranjero que no haya tramitado el DNI no va a estar. Sí va a estar en otro tipo de bases, como por ejemplo las fotografías que aporte Migraciones”.