Según la denuncia radicada anoche en sede policial, los ladrones estaban vestidos de policías al momento del atraco. Con ese engaño, ingresaron al predio y redujeron a la empresaria y al empleado que estaba con ella, y los encerraron en el baño.

Con la zona liberada (ya no estaba la consigna policial contratada) los ladrones se dirigieron a donde estaba el dinero y se fueron a bordo de una motocicleta con un bolso que contenía la suma aproximada de 1 millón de pesos.