Santiago del Moro hizo su debut al frente de ¿Quién quiere ser millonario?, el exitoso formato a nivel mundial, que se emitió en más de 120 países y que desde el lunes pasado se puede ver en el prime time de Telefe. Se trata del regreso del conductor a la televisión, después de su renuncia a Intratables, el programa de América que condujo durante diez años.

A pesar de su felicidad por volver a la televisión, hizo referencia a la actualidad del país: “Sé que estamos viviendo un momento difícil así que noche a noche, en esta pantalla tan familiar, intentaremos brindarles lo mejor. Intentaremos reírnos y abrir nuestro corazón porque de eso se trata ¿Quién quiere ser millonario? Tengo los mejores compañeros y la mejor onda, de todo corazón. ¿Quién quiere ser millonario? te puede cambiar la vida y hoy me la está cambiando a mí”.

El reconocido conductor contó las reglas del juego: el participante va acumulando un pozo cada vez mayor a medida que va respondiendo las preguntas. Por supuesto, cuenta con diferentes “comodines” que puede ir utilizando a medida que avanza el juego. Uno de ellos es el “50/50”, en el que se suprimen dos de las cuatro opciones del multiple choice; otro es la ayuda de los integrantes del público, quienes votan por la respuesta que les parece más acertada; y el tercer comodín es la opinión de la persona que acompaña al concursante.