Comparte!

“Ovo” es una conmovedora aventura para disfrutar en familia. Una historia atrapante y emocionante contextualizada en el mundo de los insectos que habla de la tolerancia y el respeto y presenta impactantes números de acrobacia, una deslumbrante escenografía y un impresionante vestuario multicolorido que convirtieron a este espectáculo del Cirque du Soleil en uno de los más festejados por las audiencias de todo el mundo.

El show llegará por primera vez al país, presentándose en Buenos Aires a partir del 15 de junio, en Tecnópolis. Luego estará en Córdoba, en el Estadio Orfeo Superdomo, desde el 18 de julio.

Pero, ¿quiénes son los artífices de este maravilloso universo de los insectos? Liz Vandal, la diseñadora de vestuario del show tiene una afinidad especial con el mundo de los insectos. “Siempre he tenido pasión por ellos”, comentó. “Cuando era solo un niña ponía  piedras en el patio cerca de los árboles y las levantaba para observar a los insectos que se habían instalado debajo. Acariciaba las orugas y dejaba  mariposas dentro de mi casa. Cuando me enteré que ‘Ovo’ se inspiraba en los insectos, supe de inmediato que estaba en la posición perfecta para rendir homenaje a este majestuoso mundo con mis diseños”.

Liz tiene un estilo inspirado en superhéroes futuristas y armaduras de todas las épocas. Su primer desafío fue imaginar una manera de evocar insectos sin copiar su anatomía real: “La solución fue conectar con la sensación de estar cara a cara con una araña, una cucaracha o una mariposa“, explicó.

“Luego realicé dibujos detallados de diseños que interpretaban su morfología. Por ejemplo, las alas de la libélula se evocan con pantalones hechos de encaje veteado y el aguijón del mosquito con un ‘mohawk’ de finos tallos rojos”. Liz aprovechó la gran experiencia y conocimiento de la tienda de trajes del Cirque y juntos desarrollaron técnicas de pliegues de tejidos para proporcionar músculo tridimensional, volúmenes y carcasas. El resultado es un origami colorido y orgánico.

Gringo Cardia es el responsable de crear el micromundo que transportará a los espectadores al sorprendente universo de los insectos. Para lograrlo, se inspiró en las estructuras que ciertas especies crean cuando establecen nidos y colonias e ideó un hábitat que algunas veces puede ser un bosque, otras una cueva o incluso una casa.

El espectáculo comienza con un huevo gigantesco que oculta gran parte del espacio de actuación. El misterioso objeto del mundo exterior es un enigma inexplicable en los ojos de los insectos -y un guiño al monolito de la película de Stanley Kubrick, “2001: Odisea del Espacio”-. Este símbolo atemporal de fertilidad y regeneración reaparece en otras formas más adelante en el espectáculo, colocadas por los propios insectos.

Para integrar proyecciones durante todo el show, se trabajó por más de 40 días para fotografiar un bosque en miniatura que fue construido a partir de plantas reales por un equipo de 30 artistas.

“Ovo” es un show rebosante de contrastes. El mundo oculto y secreto de los insectos se revela como tierno y tórrido, ruidoso y silencioso, pacífico y caótico. Y a medida que el sol sale en un día nuevo y brillante, el ciclo vibrante de la vida de estos maravillosos personajes  comienza de nuevo.

Se presentará a partir del 15 de junio en Tecnópolis. Los tickets se consiguen a través de www.topshow.com.ar, los cuáles están en fase “Preventa 2”, a un precio con descuento hasta agotar stock.

En Córdoba, el show llega al Estadio Orfeo Superdomo a partir del 18 de julio, con tickets a la venta por www.orfeosuperdomo.com