La municipalidad de la Capital vetó la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante que prohíbe la colocación de “tachas” o “tortuguitas” con pernos u otros elementos metálicos y dispone el reemplazo de las existentes por reductores de velocidad en las calles de la ciudad.

La decisión del Ejecutivo Municipal obedece a los informes presentados ante la comuna por la Policía de la provincia y el SAME que aseguraron que los reductores de velocidad han mostrado una gran utilidad para reducir los niveles de siniestros, morbilidad y mortalidad vial.

El municipio remitirá el veto al Concejo Deliberante para que los ediles analicen los fundamentos de la decisión y convocar a los vecinos para que brinden su opinión y tratar de unificar criterios entre las partes involucradas.

Al respecto Hernán Martel, secretario de Gobierno, comentó: “Es una decisión que ha tomado el Intendente teniendo en cuenta informes que ha recibido de los servicios de asistencia médica de la ciudad, el SAME y la Policía, y la importancia que tienen los reductores de velocidad”.

En la misma línea, señaló: “Nosotros hemos colocado tortugas, denominados de esa manera, como los llamados lomos de burro, porque la idea es justamente que tengan prioridad y tienen que ver con el cuidado y la protección de los transeúntes cuando en determinado lugar o avenida en las que circulan algunos vehículos a alta velocidad.

El pedido de algunos vecinos ha sido justamente la colocación de reductores de velocidad, por lo cual nosotros vamos a vetar la ordenanza que se aprobó en el Concejo Deliberante para que la vuelvan a ver los concejales.

También vamos a buscar la participación de los vecinos y a tratar de aunar criterios para que entre todos podamos hacer la mejor ordenanza posible en este tema”.

En diálogo con la prensa y consultado sobre los costos de los reductores, el secretario de Gobierno explicó: “Tienen costos como cualquier prestación de servicios. En este caso, estamos hablando del cuidado de la preservación en muchos casos de la vida de los vecinos, tanto el que circula como el que circunstancialmente tiene que estar y sufre la colisión de algún vehículo o una moto. Nosotros vamos pensando fundamentalmente en eso, en que no se registren accidentes que muchas veces han ocasionado pérdidas de la vidas”.

En relación con el reclamo de los vecinos por daños materiales que los reductores generan en los vehículos, Martel comentó: “Hemos analizado esa situación y por eso se han colocado los reductores, como se colocan en todo el país. Quizás en este caso, el hecho de que se han colocado este tipo de reductores ha generado algunos reclamos de de los vecinos porque les dañan los vehículos. Por eso lo vamos a analizar y ver de qué otra manera colocar los reductores. El Concejo Deliberante, con este veto que nosotros hemos hecho, lo podrá analizar nuevamente y ver la solución para todos los vecinos”.

Seguirán colocando

Consultado sobre si van a continuar con el emplazamiento de las tortuguitas, Hernán Martel dijo: “Vamos a incorporarlas en los lugares donde tenemos pedidos, inclusive hay muchos proyectos de ordenanza de concejales que solicitaron la colocación de reductores. Vamos a seguir trabajando y ver, después del veto, si los concejales insisten con esta ordenanza que fue aprobada”.