Comparte!

Esta vez, el clima fresco que llegó a la Ciudad anticipó lo que sucedió por la tarde noche de este miércoles, día en que oficialmente terminó el verano.

Las temperaturas frescas y frías que comenzaron a sentir por la mañana podrían ser un anticipo de lo que viene, ya que este año (al igual que sucedió en años anteriores), el otoño comenzó ayer a las 18.58 y no el 21 de marzo, como suele suceder.

El otoño empieza con un equinoccio. Esta palabra viene del latín “aequinoctium” y significa “noches iguales”. Quiere decir que ese día el Sol estará sobre el mismo plano que el Ecuador terrestre y por lo tanto el día y la noche tienen una duración similar en toda la Tierra.

Si bien la llegada de la estación se produce todos los 21 de marzo, este año (al igual que el año pasado) el fenómeno astronómico denominado equinoccio se adelantó un día.

Durante los equinoccios, que se producen en marzo y septiembre, los polos de la Tierra están a la misma distancia del Sol, lo que significa que le da la misma luz a los dos hemisferios.

El equinoccio se define como el momento en el que el Sol atraviesa el plano del Ecuador celeste, cosa que sucede dos veces al año.