Comparte!

En medio de un festejo en la colonia Obrera, a un costado de la refinería Lázaro Cárdenas, en el municipio de c, Veracruz, se registró uno de los hechos más sanguinarios que la entidad ha enfrentado en los últimos meses: el homicidio de al menos 14 personas.

“A los que estaban agachados les decían que voltearan a ver, y a los muertos les volvían a disparar, te decían que los miraras, lo hacías y te gritaban que voltearas, fue algo espantoso, horrible, nunca en mi vida había visto tanto odio, tanta maldad en los corazones de los hombres, que Dios los perdone, pero que la justicia del hombre haga su trabajo”, narró una de las personas que presenciaron la masacre.

Aún con la llegada de las Fuerzas Armadas, la violencia en la entidad continúa imparable. En su reciente informe, el Secretariado Ejecutivo dio a conocer la cifra de incidencia delictiva nacional en la que Veracruz reportó 4.033 delitos tan sólo en el mes de febrero.

“Perdóname Dios por estar en esta fiesta, en este día tan sagrado, padre nuestro que estás en el cielo, hágase tu voluntad“, rezaba una señora mientras las armas de seis hombres seguían disparando. “Yo sentí que mi corazón se quería salir del pecho, estaba muy asustada, sólo la oración me daba consuelo“, concluyó.

Ayer, más de una decena de personas, entre ellas un menor de edad, fueron asesinados por un comando que irrumpió una fiesta, en un poblado donde los distintos cárteles mantienen una guerra por el territorio.

Según los reportes policiales, el grupo armado buscaba a “El Becky”, señalado como propietario del bar “La Potra”, rentado para la celebración del cumpleaños de una mujer. Aunque el hombre no se encontraba en lugar, el grupo comenzó a disparar a quemarropa contra los invitados.

Casi todos se tiraban al suelo, y ellos les decían que se voltearan a verlos. Que los vieran mientras les dispararon para matarlos“, confesó una de las invitadas, y quien perdió a su hermano en los hechos.

Fuentes ministeriales revelaron que los occisos fueron identificados como: Alfredo Meugniot, Felícitas Cabrerar Gil, Juan René López, Hebert Reyes, Ana María Santos, Raúl Palacios, Leobardo Salinas, Julio César Váquez, César Hernández, Julio César González, Patricia Cabrera Ramos, Irma Barrera y Marco Aurelio Davis, éste último murió en el hospital.

En los últimos años los veracruzanos han enfrentado la guerra entre los cárteles de Jalisco Nueva Generación, Los Zetas y El Golfo que se disputan el territorio sureño.

El gobernador de la entidad, Cuitláhuac García, aseguró que la causa de la violencia ha sido que el poderío de los seis cárteles es más grande que el de la policía municipal.