Comparte!

La Corte de Casación italiana, el mayor órgano judicial del país, condenó este jueves el saludo fascista, llamado también saludo romano, un crimen que no puede ser considerado “leve”, advirtió.

Ese saludo, usado durante el imperio romano, es asociado ahora con las ideas del fascismo y del nazismo, por lo que su utilización suele ser rechazada con excepción de los grupos de ultraderecha neonazis y neofascistas.

“Se trata de un gesto que se refiere a la ideología fascista y a valores políticos como la discriminación racial y la intolerancia”, precisó la Corte en las motivaciones por la que que condenó a un abogado italiano.

El abogado había usado el saludo romano en una reunión en 2013 en el ayuntamiento de Milán durante un debate sobre los gitanos, por lo que fue condenado a un mes y diez días de cárcel y a una multa de 100 euros.

La Constitución italiana prohíbe la “promoción de cualquier asociación que persiga los objetivos del partido fascista y de cualquier persona que exalte estos principios”.

Sin embargo, las autoridades evitan intervenir contra organizaciones como CasaPound o Forza Nuova, cuyos miembros exhiben esvásticas y banderas fascistas durante sus manifestaciones.

Para el abogado, que presentó recurso, había cometido un delito leve.

Por su parte la Corte de Casación recalcó que “la libertad de manifestar el propio pensamiento cesa cuando se convierte en instigar a la violencia racista y a la discriminación”.

El partido de Salvini en Italia trabaja en la actualidad con diversos movimientos en Europa que está trabajando para que los partidos euroescépticos de derechas de la Unión Europea (UE) se alíen y sean la fuerza más votada en las elecciones al Parlamento Europeo del próximo mayo.

“Tenemos la posibilidad de cambiar Europa y construir una Europa fuerte, que defienda las fronteras”, argumentó el ministro italiano y también vicepresidente del Gobierno del país.