Uno de los temas que se viene debatiendo de hace tiempo en la agenda legislativa nacional, provincial y municipal es la necesidad de garantizar la igualdad en la inclusión de mujeres en todos los cargos.

En Catamarca, la Red Provincial de Concejalas del Frente de Todos, viene realizando un trabajo sostenido para visibilizar la tarea legislativa sobre todo del interior, y romper de ese modo, con los viejos paradigmas para lograr una sociedad más justa y equitativa.

La Red mantuvo el viernes un encuentro virtual, organizado por las concejalas de Capital y Valle Viejo, Ivana Ibañez y Belky Pennise Zavaley, con dos, de las tres intendentas mujeres que tiene la provincia de 36 intendencias en total. La conclusión de este conversatorio fue seguir luchando por más espacios de decisión y poder en la provincia.

Susana Zenteno y Roxana Paulón, intendentas de Valle Viejo y Fiambalá, llegaron a la política en distintos momentos pero en contextos y características muy parecidas. Dos municipios que fueron conducidos durante años bajo un sistema patriarcal con patrones muy marcados. “Fiambalá estuvo 30 años gobernado por una misma persona, y fue histórico para Catamarca poder derrocar este gobierno que nadie lo había podido hacer, pero fue muy difícil llegar y lo sigue siendo, por el solo hecho de ser mujer y porque que siempre nos cuesta el doble todo”, expresó la doctora Paulón, odontóloga de su pueblo durante años, que empezó en la actividad de la mano de Lucía Corpacci y en las primeras horas de gestión le tomaron el municipio con ella adentro y resistió. Hoy va por el quinto año como intendenta, y segundo período de gestión.

Paulón confesó haberse enamorado de la política pese a los tremendos ataques que sufre permanentemente de la oposición y pidió a las mujeres involucrarse más en política para apoyarse y defenderse, porque consideró que “las mujeres abrimos caminos y nadie nos va a parar”.

Susana Zenteno, es docente y también tuvo el apoyo de Lucía para llegar. Le ganó la pulseada al radicalismo y a todo el peronismo de Valle Viejo en las Paso, y en las generales del año pasado derrocó a un hombre que estuvo más de 20 años gobernando ese departamento. Al igual que Paulón, llegó a la intendencia con un municipio devastado, en llamas, con frentes de conflictos por todos lados, y con mucha agresión de la oposición y de su mismo partido. “Acá hubo un intendente muchos años que manejó a la familia municipal de una manera rigurosa y hoy aún estamos pagando eso, pero nos estamos ordenando.

Zenteno aseguró que tiene mucho apoyo, del gobernador, de los ministros que le abren las puertas, y se volvió una gestora, al recordar que le costó mucho llegar y proyectaba hacer muchas cosas para la gente, pero “se hicieron las cosas tan mal en el municipio, sin pensar en el otro, que sin embargo hoy estoy contenta porque a pesar de todo lo que nos pasa, veo que las cosas se encaminan y con amor vamos a sacar adelante todo, lejos de las agresiones”.

Susana destacó el rol de la mujer y su fortaleza, porque sostuvo “nos hacemos más fuertes en los momentos más difíciles, tenemos una sensibilidad extra, podemos soportar cosas, entender otras y luchar todos los días. Somos empáticas, nos gusta entrar a los hogares y esa es la política que tenemos que cuidar, proteger y hacer crecer”. “Necesitamos del acompañamiento de más mujeres para llegar y transitar este camino juntas”, finalizó.

Ambas jefas comunales junto a las concejalas del Frente de Todos, concluyeron que deben seguir trabajando para sumar más mujeres a los espacios de poder y decisión, en las cámaras legislativas, ministerios, pero sobre todo intendencias, senadurías, y concejalías.